El annilingus o rimming es sencillamente la práctica sexual de excitar la zona anal con la lengua. También se le conoce como beso negro, pero la verdad es que este nombre da una idea bastante incorrecta, ya que si se hace con la higiene necesaria no supone ningún problema.

Sexo para parejas - annilingus o rimming

Lo primero es recordar que no todo el mundo tiene esta zona igual de sensible, y que muchas personas no pueden separarla de la idea de sucia que le metieron en la cabeza de pequeños. Así que a mucha gente esto del annilingus no sólo no le gusta, sino que le parece una guarrada. También hay quien se siente atraído a esta actividad precisamente por transgresora y sucia, aunque sea sólo psicológicamente.

En cualquier caso la zona anal puede ser algo embarazosa, y por ello hay que ir poco a poco, asegurándonos de que nos gusta a los dos. La lengua puede ser mejor que el dedo, ya que es más suave y aporta saliva como lubricación. Y lo más importante es la confianza de la pareja, estar seguros de que no vamos a hacer nada que el otro no quiera.

Lo segundo es recalcar el tema de la higiene. En El probador de juguetes eróticos hay un muy buen post sobre este tema, que os recomiendo y paso a resumiros.

  1. Preparación e higiene: Lavar con jabón antibacteriano, limpiando bien toda la zona. La depilación o no dependerá de la cantidad de vello que tengamos; Sexo para parejas - limpieza anal
  2. Las posturas: Una variación del 69, uno de pie y el otro sentado a su espalda, o a cuatro patas. Vamos, nada nuevo ni nada especial; Sexo para parejas - annilingus en 69
  3. Práctica, por ambas partes: Los dos tenemos que practicar, el que recibe el annilingus para aprender qué le gusta, y el que lo hace para aprender a hacerlo;
  4. Lo que NO hay que hacer: nunca pasar del annilingus al sexo oral sin limpiarnos la boca, ya sea una felación o un cunnilingus, porque podemos pasar algunas de las bacterias que son normales en el ano pero son problemáticas en los genitales; Sexo para parejas - no pasar al oral

Para aquellos para los que este tipo de sexo sea algo difícil de asumir, os aconsejo tantear la zona en el baño o la ducha, con jabón y agua caliente (sin introducir el jabón, claro). Si notáis algo de placer, es que vuestro cuerpo os lo está pidiendo. Así que a quitarse las ideas preconcebidas y hacerle caso.