Todos tenemos un voyeur dentro, alguien que se excita viendo cómo otros practican el sexo. En su forma más aceptada se convierte en un simple striptease, pero llega a tener locales especiales donde disfrutar viendo a otras parejas. ¿Crees que te puede atraer?

Sexo para parejas - voyeurismo
Igual que el exhibicionismo produce excitación por ser observados, el voyeurismo funciona al revés: La excitación se produce al ver a otros hacer el amor o realizar acciones sexuales. Como podéis imaginar a menudo están muy relacionados, y el voyeurista tiene algo de exhibicionista. El voyeurismo se puede convertir en toda una forma de vida sexual, y tiene sus propias reglas.

Si las actividades del striptease o el peep show te encantan, o te excita muchísimo ver porno y te parece que los disfrutarías aún más en directo, plantéate el voyeurismo.

Además se suele considerar al voyeurismo como la actividad «introductoria» a varias formas diferentes de sexualidad abierta, como pueden ser los tríos, el swinging, etc. Es decir, se considera que es un paso habitual para las parejas que se sienten atraídas por este tipo de sexualidades: La pareja prueba el voyeurismo, les gusta y ya han entrado en contacto con el mundo de la sexualidad libre o abierta, conociendo gente y locales donde pueden avanzar hacia otras actividades.

Sexo para parejas - mirar, voyeurismo

Como «expertos» en la materia tenemos a Erotismo de dos, una pareja de México que se define como voyeurista y aficionada a los tríos. Os recomendamos seguir su cuenta de Twitter, @erotismo_de_dos, en la que comparten mucha información. Y en otro post hablaremos sobre los tríos, por ahora nos vamos a centrar en el voyeurismo.

Hablarlo

El primer paso para toda pareja es darse cuenta de que les excita ver a otras parejas practicando sexo. Evidentemente esto nos pasa a todos hasta cierto punto (el pudor y la privacidad son inventos «modernos»), pero la clave está en si nos atrae tanto como ser parte habitual de nuestra vida sexual.

Algunas parejas llegan a este tipo de actividades como una forma de acabar con la rutina de su pareja, es decir, para ellos es como un juguete sexual: un elemento nuevo en su relación. En otros casos, como el de Erotismo de dos simplemente surge desde el principio de la relación, y pasa a convertirse en parte de su sexualidad.

Así que lo primero es hablarlo y saber que ambos estamos interesados en probar una sesión de voyeurismo. Y aquí la clave es tener claro que tiene que ser algo que nos guste a ambos, y de ninguna manera intentarlo porque le apetezca a nuestra pareja y queramos agradarla. Y por supuesto tenemos que aceptar si nuestra pareja no se siente interesada. Pero si ambos lo vemos excitante tendremos que pensar si nos atrevemos a dar el paso, y qué límites nos pondríamos inicialmente. Normalmente el límite inicial es «sólo mirar» 😉 Pero tenemos que saber si nosotros vamos a participar o hacer alguna actividad que otros puedan mirar. Incluso podemos quedar en un código de señales privado!

Sexo para parejas - voyeurismo

Cómo empezar

Según Erotismo de dos tenemos que tener cuidado con un par de detalles al entrar en el mundo del voyeurismo:

  • Discreción: La sociedad no suele aceptar fácilmente las actividades «liberales» como el voyeurismo, por lo que es interesante preocuparse de que no se nos pueda reconocer y que no se enteren nuestros conocidos. Para ello es recomendable llevar a cabo estas actividades a cierta distancia de nuestra localidad, y a ser posible en una ciudad grande, donde podamos perdernos en la masa;
  • Las leyes locales: Muchas de estas actividades pueden estar mal vistas o incluso ser ilegales en ciertos sitios, por lo que nada de practicarlas alegremente y en cualquier sitio

Por todo ello nos recomiendan practicar el voyeurismo únicamente en lugares que tengan espacios adecuados, como club’s swinger o establecimientos diseñados. No son muchos y además se concentran alrededor de las grandes ciudades, pero pueden encontrarse.

Por ejemplo esta pareja mexicana nos comenta que probaron un hotel en la Riviera Maya que tenía espacios especiales para la sexualidad abierta: jacuzzi, cuartos oscuros, etc. Es decir, sitios donde las relaciones sexuales se practicaban «en público», a vista de quien quiera observarla.

Sexo para parejas - voyeurismo en local especializado

Educación

Aún dentro de un local especializado hay que mantener una educación y saber estar. Si no tendremos muy limitadas nuestras relaciones. Infórmate y pregunta cuáles son las reglas en el local. Unas básicas son:

  • No es No: Regla básica de las actividades sexuales liberales. Nada de presionar, forzar, intentar convencer con alcohol, etc.
  • Respetar a todos los participantes: Educación y buenas maneras, nunca insultar o humillar.
  • Discreción: No comentes con otros este tipo de actividades, quién participa o quién no. Evita usar los nombres o describir a los participantes.
  • Higiene: Máxima. Por si acaso, más vale que sobre que falte.

Sexo para parejas - pareja siendo observada por voyeur

La excitación

Como hemos comentado en estos locales podemos mirar, y si nos apetece también ser vistos. En ambos casos la excitación surge de romper el tabú de lo privado, ya sea como mirones o como «mirados». Pero para Erotismo de dosva más allá de eso, el estar presentes cuando otros cuerpos están rozándose sensualmente entre sí es una experiencia que involucra todos nuestros sentidos: la vista, el sonido de los gemidos, hasta el olor… una serie de estímulos que nos puede excitar más allá de lo habitual.

Otro punto importante a tener claro: El voyeurismo puede ayudaros a pasar un buen rato, pero no debería convertirse en la parte central de vuestra vida sexual. Si llegáis a ese límite estaréis limitándoos, dependiendo de esa situación para disfrutar. Así que hay que considerarlo como un hecho puntual, que activa vuestra vida sexual y vuestra libido.

Sexo para parejas - pareja voyeur

Así que ya podéis plantearos si encajáis con esta actividad sexual y os excitaría estar ahí. A hablarlo!!