Aquí vamos con nuestro segundo post sobre el swinging! En el primero hemos explicado cuál es la filosofía del swinging o intercambio de parejas, y qué tipos hay. Y en este vamos a ver qué se espera de un swinger, cómo nos tenemos que comportar y cómo podemos empezar con esta actividad. ¿Estás dispuesto/a?

 Sexo para parejas - sexo entre parejas, swinging

El swinging tiene su propia etiqueta, pero es muy fácil de entender si hemos entendido su filosofía. Además tenemos que considerar cómo prepararnos para una sesión de sexo liberal:

Cómo prepararse para una sesión de swinging

Una sesión de swinging es un encuentro social como cualquier otro, sólo que menos ropa :) Así que lo primero es una higiene total, incluyendo el cuidado de las uñas. Y asegurarnos de que nos encontramos lo más cómodos posible con nuestra sexualidad: si nos consideramos más atractivos con cierta peluquería púbica, a por ello! Vístete de la misma forma: como te encuentres más erótico/a, sin olvidar la comodidad. Ropa, joyería, maquillaje… lo que te apetezca (aunque en algunos locales es bastante habitual «perder» la ropa rápidamente).

Evidentemente no acudiremos a la fiesta si tenemos cualquier problema de salud, y se recomienda hacerse una inspección previa para asegurarse de que no presentamos ningún síntoma de enfermedad sexual. Es recomendable relajarse y dejar fuera de la sesión cualquier problema. Tenemos que ir con una mentalidad dispuesta a disfrutar, abierta y alegre, dejando todas nuestras inhibiciones en casa. Para ello nos prepararemos mentalmente, comentando con nuestra pareja lo que nos gustaría hacer o de lo que podría pasar, y pensando en ello por adelantado. De esta forma nos iremos excitando y entrando en el humor adecuado.

Sexo para parejas - orgía swinger

Es aconsejable mantener el control total de la situación, evitando alcohol u otras drogas. Esto nos evitará muchos problemas a la larga.

También tenemos que hablar y dejar acordado antes de cualquier actividad liberal cuáles son los límites: Qué es válido y qué no. Lo comentaremos más adelante.

Por otro lado prepararnos para el sexo seguro: llevar preservativos y lubricante de base agua (los sobres monodosis son lo más práctico). Para cualquier penetración usaremos un preservativo con lubricante por el exterior. Esto no sólo nos lo hará más fácil, sino que nos facilitará el disfrute. Por supuesto preservativo nuevo para cada persona con la que tenemos relaciones, o si cambiamos tipo de sexo (anal a vaginal, por ejemplo). En el caso del sexo oral sin preservativo se corre el riesgo de coger un herpes o alguna enfermedad bacteriana (gonorrea, sífilis, clamidia). Pero hay quien considera que el riesgo de transmisión del virus del herpes es bajo (si no se ven ya las llagas) y que las enfermedades bacterianas se curan con antibióticos, por lo que el riesgo es aceptable. En cuanto al virus del SIDA el riesgo de transimisión es bajo si no tenemos heridas bucales o, en el caso del cunnilingus, la mujer no está menstruando.

Sexo para parejas - parejas disfrutando de sexo swinger

También es interesante llevar colutorio bucal para enjuagarnos la boca entre relaciones sexuales, y podemos incluir cepillo de dientes y dentífrico. Al fin y al cabo son los pequeños detalles los que acaban con la magia. Todos los artículos pequeños (colutorios, preservativo, lubricante, quizás guantes de vinilo o algún juguete sexual, toallitas limpiadoras…) se suelen llevar en una bolsita que se llama «party bag». Hay quien lleva incluso ropas erótica para cambiarse… una vez más lo que te haga sentirte cómodo/a.

Una vez en el club swinger, lo más importante es la comunicación. Primero hay que hablar con la gente, queramos o no tener relaciones con ellos. Entender el swinging y aprender de las experiencias de otros nos ayudará a evitarnos sorpresas. Una vez haya surgido una química interesante con otra pareja podemos empezar a flirtear, con besos, miradas, caricias, meter mano, bailar un poco… Si la química sigue en marcha podemos seguir comentando temas sexuales, tanteando los límites de cada pareja. Qué nos gusta de cada uno, qué nos va… Es habitual que sean las mujeres las que controlan esta situación. Y lo siguiente ya es hablar de coger una habitación (los gastos suelen ser compartidos). A partir de ahí todo se basa en liberarse!

Un último apunte para después del «juego»: hablar y hablar otra vez en pareja. Que nada se quede en el tintero: qué te ha gustado, qué no, etc. Y si otro día vuelves a ver a las personas con las que has tenido relaciones, tratarlos como viejos amigos, aunque no te apetezca tener relaciones otra vez: hablar con ellos y conversar alegremente.

 Sexo para parejas - doble penetración swinger

Dónde

El swinging suele empezar en los clubes especializados, donde nos explicarán cómo funciona y nos ayudarán a entrar en la comunidad (como ya hemos comentado suelen ser muy abiertos). Estos clubes suelen dividirse en dos tipos:

  • Internos / «on premise»: Disponen de espacios para practicar el sexo dentro del local, aunque evidentemente no es obligatorio
  • Externos / «off premise«: No disponen de estos espacios, así que la actividad sexual como tal no se permite en el local. Es decir, son un sitio donde podemos encontrarnos, seducir y flirtear, pero para llevar a cabo el intercambio tendremos que acudir a otro local. Evidentemente no es recomendable emplear nuestra propia vivienda (es poco discreto, son desconocidos, etc), por lo que más recomendable es acudir a un hotel (si puede ser un «love hotel» especializado, todavía mejor). En los locales externos conocen los sitios más recomendables, pregunta

Una vez tengamos experiencia en el mundo podemos organizar nuestras propias fiestas. Pueden ser en hoteles o, si hemos conseguido mucha confianza, nuestra propia casa.

 Sexo para parejas - full swing o sexo con penetración swinger

Etiqueta / a no olvidar

Como ya hemos comentado en las entradas sobre los tríos y el voyeurismo, hay unos puntos básicos de comportamiento que no podemos olvidar:

  • El objetivo es el placer y disfrutar: déjate llevar y disfruta de la experiencia!
  • Todos tenemos que disfrutar, preocúpate de que las personas con las que practicas sexo disfruten, intenta entender qué les gusta
  • Atentos al NO: puede que a la persona incorporada no le guste algo, estate atento.
  • Sexo seguro: Obvio, sin duda. Así que hay que estar preparados: preservativos, lubricante, etc
  • Higiene absoluta: Sin duda, y también aplicada a los juguetes sexuales
  • Discreción: La discreción es básica, no comentes nada fuera del círculo swinger (no se suele comentar públicamente que se es un swinger)
  • Límites: Los límites que hemos hablado en pareja son sagrados, nada de sugerirle a nuestra pareja el saltárselos delante de la tercera persona
  • Es una actividad puntual: La frecuencia del swinging es algo personal, pero si comienza a sustituir al sexo normal es que algo no va bien. Si necesitamos a otros individuos para excitarnos es que nuestra relación sexual con nuestra pareja no funciona
  • Respeto y educación: Si hemos quedado a una hora, ser puntuales. Ser respetuoso con todo el mundo, educado…

 Sexo para parejas - orgía swinger

Cómo empezar

Así que ya tienes claro de que te interesa el swinging. ¿Cómo empezamos?

Lo primero: sacar el tema con tu pareja y hablarlo. Si el tema sale de forma natural (p.ej. comentando una noticia sobre swinging), mejor que mejor. Pero lo primero es tener completamente claro por qué nos atrae: el swinging no va a arreglar una relación que vaya mal, pero puede fastidiar una relación que vaya bien. Así que tenéis que estar seguros de vuestra relación, y ser capaces de hablar de todo claramente: de vuestros sentimientos, celos, reglas, etc.

Si estáis seguros de ello hay que dejar un tema claro: la típica confusión de «es que yo no soy suficiente?». Puede parecer una tontería, pero es un sentimiento que puede aparecer y fastidiarlo todo. Así que hay que hablarlo antes: el swinging es una fuente adicional de placer, no un reemplazo. Como hemos dicho el objetivo es aportar elementos nuevos a nuestra vida sexual.

Así que hay que tener claro que lo «correcto» es cualquier cosa en la que estemos de acuerdo y nos haga felices. Ya hemos visto que hay varios niveles de swinging. Es recomendable «jugar» siempre como pareja, con sexo en la misma habitación, y mirar cuáles de las opciones anteriores nos agradan a ambos: full swing? bisex? … Si hay algún punto que no puedes discutir, entonces no sigas.

Sexo para parejas - intercambio de parejas swinger

Y no podemos subrayar más que sólo puede funcionar si ambos disfrutamos con ello. Si uno disfruta y el otro no, hay que parar. Pero para ello el que no esté disfrutando tiene que ser consciente de esos sentimientos cuanto antes, y expresarlos directamente, sin rodeos ni tapujos. Su pareja tiene que respetar esos sentimientos y no tener ninguna duda: la pareja es lo primero.

Una vez que tenemos una comunicación clara, la siguiente clave es evitar cualquier posible desconfianza. No es suficiente con poner reglas sobre con quién «juegas», sino que hay que cuidar hasta cualquier comunicación. Si hablas con otra persona en el entorno del swinging, comunícaselo a su pareja. Que no se entere más tarde y le dé por desconfiar – más vale prevenir que curar.

Así que una vez que hayamos decidido probar el swinging la forma de empezar es ir a un local swinger. Podéis buscarlos en la red, no son especialmente difícil encontrarlos. Nunca debemos ir a un local con la idea de que vamos a tener relaciones sexuales, hay que asumir que puede que encontremos a alguien interesante y que puede que no lo hagamos. Aunque sólo hayamos ido a un bar, charlado con gente nueva y tomado algo, si lo hemos disfrutado es perfecto.

 Sexo para parejas - sexo liberal swinger

Así que ya estáis completamente informados y sabéis cómo comenzar a practicar el swinging. Si tenéis preguntas más concretas podéis acudir a los múltiples sitios de referencia que os pusimos en el post anterior. Ahora sólo queda saber si os lanzáis a la piscina!!