Me gustaría hacer un repaso a cada uno de los sitios donde podemos disfrutar del sexo en la pareja. Empezaremos por la ducha, que a pesar de ser el sitio más evidente, puede que sea el más olvidado.

La pareja rutinaria se ve desnuda en la ducha o el baño, pero ya no siente el contenido sexual. Ven un cuerpo desnudo que han visto muchísimas veces, en una habitación donde hay una rutina clara: enjabonarse, aclararse, lavarse los dientes…

Sexo para parejas - erotismo en la ducha

Pues hay que acabar con esto. Lo primero es compartir este momento: bien estando en la misma habitación mientras nuestra pareja se ducha (efecto voyeur – striptease) o compartiendo la ducha al completo.

  • Si no es habitual que estemos ambos miembros de la pareja cuando nos duchamos, otra posibilidad es grabarnos cuando nos estamos duchando muy eróticamente, y dejárselo en su ordenador o enviárselo (con todo lo que dijimos en el post de grabarse en vídeo);
  • Si no es habitual que nuestra pareja esté en el cuarto de baño mientras nos duchamos, podemos «engañarle» pidiéndole algo cuando ya hemos entrado. O también podemos salir desnudos mientras nos secamos, tapados sólo con la toalla y diciéndole que si le gusta venga a la ducha la próxima vez.

Sexo para parejas - el baño sexualLo segundo es añadir el erotismo desde el principio:

  • Si nos duchamos nosotros, hacerle un striptease (aunque sea medio en broma) a nuestra pareja. Podemos sentarle en el water y hacerle un lap-dance;
  • Si es nuestra pareja la que se ducha, desnudarle nosotros, poco a poco y acariciando suavemente los sitios apropiados;

Una vez dentro de la ducha, podemos convertirlo en varios juegos:

  • Si nos estamos duchando nosotros, podemos hablar con nuestra pareja para que nos mire, con todo nuestro cuerpo enjabonado, y comenzar a acariciarnos cuando nos mire. Si eres capaz de añadir gemidos y excitarte, mejor que mejor;
  • Si es nuestra pareja la que se ducha, sentarnos como un espectador e ir pidiéndole cosas. Si la cosa va bien él/ella se apuntará y nos devolverá la situación cuando nos toque. Y cada vez podemos ir pidiendo cosas más sexuales o extrañas.

Sexo para parejas - disfrutando del cuerpo

Y por último, la acción propiamente dicha: ducharnos juntos.

  • Tomarnos nuestro tiempo y no pensar en cuánto estamos tardando. Evidentemente esto implica que no podemos ducharnos así antes de ir a trabajar, claro :)
  • Tomarnos un baño. Si uno se sienta con las piernas abiertas y el otro se sienta delante, no necesitamos una bañera gigante. Esta postura está muy bien porque el que está detrás tiene todo el acceso a la entrepierna y pezones del de delante;
  • Tener en cuenta es complicado hacer el amor sentados con el agua, porque disuelve la lubricación natural (con lo que hay bastante rozamiento);
  • En cambio la ducha es un muy buen sitio para caricias exploratorias: el jabón facilita todo. Eso sí, hay que acordarse de aclarar muy bien la zona, que a las mucosas no les sientan bien la mayor parte de los jabones;
  • Aprovechando esta característica del jabón la ducha es un muy buen sitio para probar cosas nuevas y ampliar nuestro ámbito de confort. Por ejemplo es un buen sitio para empezar a probar el sexo anal, pasando el pene por entre las nalgas enjabonadas y quitando así los prejuicios de que el ano es un sitio sucio;
  • Está muy bien la penetración de pie, aunque puede tener el peligro de un resbalón en el momento más caliente, con lo que recomendamos la penetración de rodillas, a lo perro;
  • Otra posibilidad es utilizar la ducha como juego previo, y acabar fuera. También es muy interesante el sexo oral mientras nos secamos, ya que los cuerpos están limpios y húmedos. O podemos aprovechar y secarnos cada uno por nuestra parte para relajarnos y no acabar demasiado rápido.

Sexo para parejas - juntos en la ducha

Bueno, por supuesto podemos poner velitas por todo el cuarto y darnos un baño romántico. O podemos usar aceites corporales para dar un masaje a nuestra pareja (suelen venderse como pelotitas que se disuelven en agua).

El caso es recuperar esta habitación y esta rutina para el sexo y el erotismo, hasta el punto de llegar a esperarla, en vez de no tenerla en cuenta.