Ya hablabamos en un post anterior sobre la ducha y sus maravillosas posibilidades sexuales (creo que es mi sitio favorito). El baño en pareja es muy parecido, pero tiene unas cualidades particulares que pueden ser más atractivas en ciertas ocasiones.

Sexo para parejas - sexo en el cuarto de baño

Para esta actividad necesitamos una bañera de unas buenas dimensiones. Si estamos incómodos porque no cabemos los dos va a ser difícil que nos podamos mover apropiadamente. Si no tenemos este tipo de bañera, os recomiendo la receta del jacuzzi.

La principal diferencia que veo entre la ducha y el baño es el tiempo dedicado. La ducha tiende a ser más rápida, al estar de pie y bajo el agua corriendo. El baño, en cambio, puede ser una actividad mucho más relajante, con muchos más previos. Y se puede convertir fácilmente en algo más romántico e íntimo con unas cuantas velitas de todo a cien.

Sexo para parejas - romanticismo en el baño

Yo recomiendo llenar bien el baño, entrar los dos (ya sea frente a frente o los dos mirando en la misma dirección) y relajarnos simplemente hablando. Podemos comenzar a acariciarnos poco a poco, y comentar temas sexuales. De esta forma desconectaremos de cualquier estrés que tengamos acumulado y disfrutaremos mucho más del sexo posterior.

Por otro lado el baño tiene menos peligro de resbalar, al no estar de pie.  Uno puede ponerse de rodillas y recibir sexo oral, o tumbarse y levantar la pelvis (dentro del agua casi no nos va a costar). Evidentemente tendremos la precaución de no empezar con el jabón hasta haber practicado el sexo oral. Una alternativa es el gel de baño comestible, que no suele ser fácil de encontrar.

Sexo para parejas - oral en el baño

También le veo una ventaja térmica al baño: al estar semi-sumergidos, no hay sensación de frío. Y eso puede ser un punto a favor para las personas frioleras.

Como ya hemos comentado varias veces, el agua diluye rápidamente el lubricante natural, por lo que practicar la penetración debajo del agua puede ser problemático. Por ello os recomiendo la postura del perrito, ella a cuatro patas apoyada en el borde de la bañera y él detrás, de rodillas. Antes de penetrar nos aseguraremos de que la lubricación es suficiente.

Sexo para parejas - masturbación en el baño

También quiero recordaros que existen juguetes específicos para el baño. De hecho hay una gran diferencia entre los juguetes «resistentes al agua» y los «resistentes a la inmersión». Los primeros están preparados para mojarse, o que se te caigan al agua un momento, y por ejemplo pueden usarse en la ducha. Pero no están preparados para cierta presión de agua, con lo que si los usamos en un baño lleno es muy normal que se estropeen. Para este caso necesitamos los segundos: resistentes a la inmersión.

Un tipo particular de juguete son aquellos que sustituyen a la alcachofa de la ducha y usan la presión del agua. Suelen ser dildos destinados a la mujer. Por otro lado podemos encontrar distintos tipos de vibradores «camuflados» como esponjas o patitos de goma, que pueden ser menos evidentes a la vista.

En fin, creo que con esto es bastante para empezar a disfrutar de un baño relajante. Todos a buscar un hueco para relajarse!!