El ascensor es un sitio de lo más peculiar para el erotismo y el sexo. Al ser un sitio público siempre existe la tensión de ser pillados, mientras que la intimidad mientras está en movimiento tienta a levantarse la ropa y dejarse llevar. ¿Has usado ya este maravilloso sitio? ¿Hasta dónde has llegado en el ascensor de tu casa?

 Sexo para parejas - sexo placentero en el ascensor

El carácter público de los ascensores es enormemente excitante, pero lo primero que hay que confirmar es que no haya cámaras de seguridad (algo realmente raro en edificios de viviendas). Lo segundo es quitarnos de la cabeza el botón de parar el ascensor: En las películas queda muy bien, pero puede atraer más atenciones de las que queremos (al fin y al cabo la gente va a pensar que ha pasado algo). Así que si no sabemos cómo funciona y quién puede estar esperando, mejor dejarlo quieto.

Una vez seguros, vamos a intentar separar un poco las posibilidades:

Vacío – Sexo: ¿hasta dónde?

El sexo en el ascensor no debería ser completo, sino una excitación previa, una acumulación de energía sexual a punto de estallar pero que tiene que contenerse porque llegamos a nuestro piso. Podemos empezar a practicarlo con desnudos parciales (como comentamos en nuestro post Enseñando un poco), quizás con algunas fotos, y luego ya iremos subiendo el tono. Pero es raro que podamos llegar a la penetración.

 Sexo para parejas - el erotismo del ascensor

El saber el tiempo que tenemos hasta que lleguemos a nuestro destino y las puertas se abran será muy importante, especialmente para tener en cuenta el tiempo necesario para cubrirnos (cerrar la bragueta, bajar la falda, etc). También es importante saber si nuestro ascensor puede parar en un piso intermedio sin avisar. Así que no podemos dejarnos llevar demasiado y encontrarnos con un público sorprendido.

Como la velocidad lo es todo para sacarle el máximo partido, este sitio es tanto mejor cuanto menos  ropa llevamos puesta encima. Por eso es muy recomendable en una de esas sorpresas en las que no llevas ropa interior (chica con falda, chico con pantalones fácilmente bajables), o con bañadores (como comentamos en la receta para el verano).

Sexo para parejas - exhibicionismo en el ascensor

Aquí siempre hay que tener en cuenta la posibilidad de que en cuanto se abran las puertas entre un vecino por la puerta. Realmente si nos pillan tampoco pasa nada, a menos que sea un menor, ya que entonces sí podríamos tener jaleo. Así que, por si acaso, siempre hay que prepararse:

  • Ponerle a él de espaldas a la puerta, de forma que lo primero que vean sea una espalda, y no puedan ver lo que pasa nada más entrar;
  • Tener un plan B en caso de emergencia: Como volver a ponerse la ropa tarda lo suyo, hay que tener planteado el plan de emergencia, con el que sólo cubriremos las zonas en cuestión. De esta forma nadie se dará cuenta y podremos esperar a volver a estar solos para recolocárnoslas. Por ejemplo, si llevamos un chaquetón en los brazos podemos cogerlo con ambas manos delante de una entrepierna abierta, de forma que no se note. O si una chica lleva un buen abrigo no hace falta que se baje la blusa, sólo que lo cierre. También podemos usar así una bolsa de la compra, un periódico… Lo importante es tenerlo pensado para que sea inmediato;
  • Tener algo pensado con la postura: Si alguno está de rodillas tiene que recoger algo, como si se le acabara de caer la llave (que la tendremos en la mano). O si ella está de frente a la pared puede que él le esté ayudando a ponerse el abrigo: Vamos, que tenemos el abrigo medio puesto mientras nos ponemos a ello.

Sexo para parejas - sexo oral en el ascensor

Con gente – Erotismo y jugueteos exhibicionistas

Otra posibilidad del ascensor es el juego casi exhibicionista, es decir, hacer uso erótico del ascensor cuando hay más gente y existe la tensión de que nos vean.

En este caso lo normal es hacernos toqueteos eróticos evitando que nadie se dé cuenta. Como en el caso anterior aprovecharemos la posición y la ropa:

  • Si él se pone detrás de ella: ella le puede acaricar la entrepierna o él le puede acariciar el culo;
  • Si él se pone delante de ella, tapando: Muchas más posibilidades: entrepiernas, pechos…

Como vemos, la posición que adoptemos es muy importante. Por otro lado no vamos a poder andar quitándonos y poniéndonos ropa, así que podemos toquetearnos por encima de la ropa de verano o no llevar casi nada debajo de un abrigo y facilitar el contacto aunque no se vea nada.

En cualquier caso lo más importante es mantener la tranquilidad y la conversación relajada: Seguir hablando de tonterías (el perro, la compra, el trabajo…) como si nada estuviera pasando. Esto es muy divertido, porque nos obliga a estar más atentos. Y os aseguro que nadie hace mucho caso a una pareja que está hablando de sus cosas.

 Sexo para parejas - enseñando los pecho en el ascensor

Así que si tenéis un ascensor en vuestra casa, no lo desaprovechéis. Miradlo con nuevos ojos y convertidlo en una aventura sexual!!