El objetivo de este reto es tener a tu pareja todo el tiempo posible al límite del orgasmo, pero sin dejarla acabar. ¿Cuánto tiempo crees que puedes tenerla así? ¿Qué trucos que ya conoces de tu pareja puedes usar?

Sexo para parejas - tu pareja a punto del orgasmo

La idea es bien sencilla: vamos a excitar a nuestra pareja todo lo que podamos, y cuando ya esté preparada vamos a empezar a masturbarla, pero estando muy pero que muy atentos a sus reacciones. En cuanto veamos que se acerca al punto del orgasmo pararemos la masturbación, de forma que se relaje un poco. Y así intentaremos mantenerla a punto de llegar al orgasmo todo el tiempo que podamos.

Si lo hacemos correctamente será un largo tiempo de disfrute y tensión, que la cansará muchísimo (puede que luego le cueste devolvernos el favor). Pero al ser tan prolongado es un momento muy íntimo, en el que todos los gestos de cariño se disfrutan enormemente. Estupendo para parejas aburridas!

Primero: excitar a nuestra pareja

Tenemos que excitar a nuestra pareja todo lo posible incluso antes de llegar a la masturbación. Cuanto más excitado/a esté, más fácil será mantenerla en el punto límite. Así que todos los trucos que conozcamos sobre nuestra pareja nos vendrán estupendamente: es hora de poner en práctica todo lo que sabemos sobre sus gustos!

Algunas ideas que pueden ayudarnos:

  • Intentar este reto después de alguna actividad que sorprenda a nuestra pareja. De esta forma toda esa excitación la convertiremos en un buen comienzo. Por ejemplo vendarle los ojos!
  • Una actividad que nos incluya a nosotros, de forma que su papel no haya sido simplemente pasivo: por ejemplo que nos haga una sesión de sexo oral, ver una película porno, etc.
  • Evitaremos centrarnos demasiado en zonas distintas de los genitales. Si por ejemplo hacemos un worshipping de los pezones los estimularemos tanto que los genitales no producirán la misma sensación.

  Sexo para parejas - masturbando a tu pareja

Segundo: manos a la obra!

Una vez tengamos a nuestra pareja ya respirando aceleradamente es el momento de bajar a su entrepierna. Aunque podemos añadir un poco de sexo oral, lo mejor es concentrarse en la sensibilidad de las manos en la masturbación. El sexo oral puede ser demasiado excitante, y nos costará estar atentos a las reacciones de nuestra pareja. Y aquí está la clave: estar muy atentos para controlar cómo de cerca de acabar está!

Antes de empezar es buena idea repasar los posts que hemos hecho sobre la masturbación masculina y la masturbación femenina.

Sexo para parejas - masturbación haSta el límite

Una de las claves es la postura: queremos que sea un momento muy íntimo, y a la vez tener lo más cerca posible su cara, para ver bien sus reacciones. Así que la mejor postura es la que nos deje las caras cerca, de forma que podemos aprovechar el momento y besarle apasionadamente. También es interesante que la postura sea cómoda, porque pretendemos prolongarlo todo el tiempo posible, algo así como diez, veinte o hasta treinta minutos. Así que nuestra recomendación es estar tumbados en paralelo, cómodamente. También podemos sentarnos en un buen sofá, con nuestra pareja encima nuestro y girada, de forma que podamos besarnos sin dificultad. Nada de intentarlo en la ducha, de pie…

Por supuesto, mucho lubricante. Y no sólo al principio: hay que ir añadiendo lubricante en cuanto notemos que deslizamos peor, mucho antes de que nuestra pareja nos avise de que nota el rozamiento. Más vale que sobre! Y lo que ya os hemos comentado en otros posts: manicura perfecta, y puede ser interesante ponerse unos guantes de vinilo.

Sexo para parejas - masturbación con mucho lubricante

Así que nos ponemos a masturbar a nuestra pareja, estimulando sus genitales y centrándonos en sus zonas erógenos principales (glande, clítoris). En cuanto veamos que nuestra pareja se está excitando demasiado dejaremos de excitar esas zonas tan sensibles y podemos pasar a estimular otras zonas de los genitales con menos sensibilidad: testículos, labios vaginales… Vamos, que relajamos un poco y en cuanto veamos que se pasa volvemos a los puntos clave!

Cuando ya llevemos un buen rato con este sistema no va a ser suficiente, y habrá que recurrir a armas más poderosas:

  • Si se está acercando a acabar puede que únicamente con parar la masturbación sea suficiente. Podemos aprovechar este momento para aportarle más intimidad a la relación, besándola apasionadamente o diciéndole lo mucho que nos está gustando verla así. Nada de parar y no hacer nada! Ah, y es el momento perfecto para añadir más lubricante
  • Si se está acelerando mucho puede que sólo con parar la masturbación no sea suficiente. En este caso hay que distraerla como sea! Puede que un azote, un pellizco en los pezones o algo similar sean las claves para que se le vaya de la cabeza la excitación

Podemos añadir algo de estimulación anal o del punto G como apoyo, sin perder nunca el protagonismo de los genitales.

Sexo para parejas - masturbación con caricias anales

Tercero: a por el gran final

El gran orgasmo final puede venir dado por varias razones:

  • Porque nuestra pareja ya no pueda más: Estar tanto tiempo en tensión, con los músculos contraídos, es agotador. Si vemos que nuestra pareja ya se cansando físicamente nos centraremos en ir acabando
  • Porque nuestra pareja necesite el orgasmo: Ya no es una cuestión física, sino de tensión sexual, nuestra pareja nos pide acabar ya. A menos que queramos «torturarla» un poco, a sus órdenes!
  • Porque nosotros nos estamos cansando: Por muy cómoda que sea la postura nuestras manos y muñecas van a estar bastante tiempo haciendo ejercicio. Si ya notamos calambres es mejor ir acabando
  • Por el rozamiento: Si estamos media hora va a dar igual cuánto lubricante usemos y vamos a rozar mucho los genitales. Así que si vemos que la cosa se alarga tanto es mejor acabar que no causar daños

Sexo para parejas - gran orgasmo por masturbaciónPor supuesto el orgasmo va a ser muy intenso, y seguiremos buscando la intimidad, besándola. Hay que tener muchísimo cuidado de no llegar a un orgasmo frustrado («ruined orgasm»): nos acercamos tanto al orgasmo que se llega al mismo pero sin el placer. En el caso de los hombres se reconoce por una eyaculación sin fuerza, y en el caso de las mujeres se da una relajación sin placer. Hay que evitarlo como sea, porque es enormemente frustrante e impedirá cualquier relación posterior.

Y una vez que nuestra pareja haya acabado pasa a ser su turno. Por supuesto lo más normal es que sea otro día, porque estará agotado/a de la actividad. Pero a ver si es capaz de superar nuestra marca, y contadnos vuestro record!