El sexo en pareja tiene sus puntos altos y sus puntos bajos, dependiendo del estrés, el cansancio, la rutina… Es un ciclo repetitivo, que a menudo necesita un reinicio: unos días sin sexo, es decir, unos días sin penetración en pareja. De esta forma reiniciaremos el deseo, el placer de la penetración y de disfrutar del cuerpo de nuestra pareja. Así que cuando acabemos con esta actividad estaremos al máximo y volveremos a uno de esos “puntos altos” sexuales. Vamos a verlo!

Sexo para parejas - sexo sin penetración

Primero: cuándo empezar

Hay que tener claro algo desde el principio: Esta actividad nos va a provocar una cierta frustación. Va a ser agradable, pero frustrante al fin y al cabo: nuestro cuerpo se ha acostumbrado a un nivel de sexo, a poder satisfacer fácilmente el deseo cuando estamos con nuestra pareja, o quizás en nuestra condiciones de rutina sexual, y de repente va a descubrir que no. Así que la sensación no va a ser maravillosa.

Por ello es mejor elegir una temporada en la que esta frustración no nos vaya a afectar negativamente: A evitar las épocas de mucha presión en el trabajo, o si dormimos mal y estamos cansados, etc. Tampoco tiene sentido ponernos a probar este tipo de actividades en épocas en las que estamos muy libres, por ejemplo vacaciones o épocas de jornada intensivas, porque podemos sacarle mucho más partido a todo ese tiempo con otras ideas de sexo: Si tenemos tiempo y estamos descansados no necesitamos esta actividad. En conclusión: Hay que elegir una época rutinaria, normal y corriente.

Así que lo hablamos con nuestra pareja y nos ponemos un objetivo inicial de tiempo sin hacer el amor, pudiendo empezar por un par de días.

 Sexo para parejas - aumentando la tensión sexual

Segundo: qué podemos hacer y qué no

La actividad se basa en evitar la penetración y las formas habituales de sexo oral y masturbación durante varios días. De mientras se trata de excitarnos y provocarnos mutuamente, de forma que el deseo se vaya avivando. La pregunta es ¿qué podemos hacer?. Aquí os damos ideas:

  • Tocaros y acariciaros entre vosotros sin llegar a masturbaros
  • Tocaros y masturbaros a vosotros mismos, haciéndole un espectáculo a vuestra pareja
  • Utilizar cualquier cosa que os permita aumentar el estímulo del contacto: plumas, masajes, aceites, hielo, azotes, vendarnos los ojos
  • Utilizar cualquier actividad que os permita excitar a vuestra pareja: striptease, lapdance, ropa erótica..

Sexo para parejas - caricias eróticas

Tercero: llevarlo bien

Está claro que esta actividad va a tensionaros y hay que llevar esta tensión bien. Si no podemos acabar discutiendo por tonterías! Así que tenemos que tener presente que estamos en medio de un juego, y cuáles son sus objetivos:

  • Aumentar nuestro deseo sexual
  • Aprender a controlar nuestra excitación y mantenerla avivada
  • Estar más atentos a lo que le gusta a nuestra pareja, aprendiendo a reconocer cómo le gusta que ser excitado/a en cada momento

Hay que mantener la mentalidad juguetona durante todo este tiempo, disfrutando cada momento.

Sexo para parejas - rozando los genitales sin penetración

Cuarto: cuándo dejarlo

Estar excitado es estupendo, pero si lo prolongamos durante demasiado tiempo puede ser más incómodo que una simple frustración. La excitación prolongada provoca un cierto dolor testicular en los hombres (“blue balls” en inglés), muy molesto. La aparición de este dolor es gradual, así que en cuanto empecemos a sentirlo tendremos que plantearnos dejar la actividad y pasar a hacer el amor.

¿Cuánto tiempo puede ser? Pueden ser un par de días o alguno más, si mantenemos el nivel sexual alto. Si tenemos un nivel sexual bajo puede alargarse más. Eso sí, os aseguramos que cuando se acabe la actividad vais a disfrutar del sexo en pareja como en vuestros mejores tiempos!!!

 Sexo para parejas - exhibiéndose y excitando a su pareja

 

Categorías: Recetas

1 comentario

luna · 27/03/2013 a las 11:29 am

Me encanta leerlos para sorprender a mi esposo… Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.