El disfraz de la sirvienta erótica es todo un clásico del erotismo y la pornografía. ¿Te imaginas llegar a casa y encontrarte con un/a sirviente con poca ropa que está atento/a a todas tus necesidades? Y cuando decimos todas, son todas! Pues esta es la sorpresa que vamos a darle a nuestra pareja!

Sexo para parejas - la sirvienta sexual o pornochacha

La idea de la sirvienta erótica ha estado generalmente aplicada a mujeres, y además se le ha añadido normalmente un toque de dominación. Y de ahí la denominación vulgar de la porno-chacha, o que sólo encontremos imágenes de mujeres en el papel. Pero no hay ninguna razón para que un hombre no pueda hacer este mismo papel, ya sea con dominación o sin ella! Así que vamos a plantear la receta tanto para hombre como para mujer!

Por otro lado hay que decir que esta actividad erótica tiene muchas posibilidades, y se puede combinar con roleplaying, dominación, juguetes, etc. Podemos alargarla y tener a nuestra pareja excitada durante un buen rato o disfrutar de la pasión de la sorpresa. Aquí vamos a daros una guía que podéis usar como base para adaptarla a vuestras necesidades sexuales!

Primero: a prepararnos

Como siempre que preparamos una receta que va a durar un tiempo, tenemos que pensar en un día que nos venga bien. Ya hemos comentado varias veces lo que nos parece un día ideal:

  • Que nuestra pareja esté fuera, dándonos tiempo a prepararnos a gusto y que le pille por sorpresa en cuanto entra en casa
  • Que tengamos tiempo de sobra, sin citas ni interrupciones. Si puedes desconectar el móvil, mejor!
  • Que tengamos energías y podamos gastarlas: nada de hacerlo un viernes después de una semana estresante, ni tampoco hacerlo el día antes de un viaje muy importante

 Sexo para parejas - disfraz de sirvienta sexy

Lo siguiente que hay que conseguir es un disfraz erótico y sexy. Vamos, un disfraz que tape lo mínimo y que enseñe carne. Ya nos entendéis: no queremos un bikini, sino algo que tape las zonas erógenas y nos pueda dar juego para ir enseñándolas o sugiriéndolas cuando nos movamos.

En el caso de la mujer es muy fácil encontrar disfraces de sirvienta erótica o porno-chacha. No hace falta ni ir a un sexshop, a menudo se encuentran en tiendas de disfraces normales. Sólo fíjate en que sea de tu talla y que resalte las partes de tu cuerpo que más le gusten.

En el caso del hombre es algo más difícil: puedes encontrar “disfraces” de mayordomo o camarero erótico, que suelen limitarse a un par de puños y una pajarita. Una lencería masculina puede acabar la combinación, marcando paquete. Eso sí, esto es estupendo si tienes un abdomen bien marcado, pero si vas con algo de vas a tener que añadir algún tipo de camisa que te ayude. Así que es recomendable usar la imaginación y saber qué es lo que más le gusta a tu pareja. Si no encuentras nada tienes un último recurso: ponerte sólo un delantal, o un delantal y un tanga!

Sexo para parejas - disfraz de camarero erótico para hombres

Vamos a añadir algo de bebida para ofrecerle. Lo que le guste, no se trata de emborracharle sino de que se encuentre como un señor / una señora. Y si puede ser algo elegante en vez de una simple cerveza, pues mejor. Si quieres sacar nota puedes añadirle algo para picar, y si se puede usar en juegos de comida erótica ya lo has bordado!

Los toques de ambiente también pueden ayudar, pero no son estrictamente necesarios: velas, música, etc. Prepararemos un sillón o sofá para que nuestra pareja se siente y tenga una buena vista. Y si te va el toque de dominación puedes llevar puesto algún elemento que demuestre que estás dispuesto/a a ser dominado/a: un collar, unas esposas colgando, etc.

Sexo para parejas - disfraz de porno chacha o sirvienta erótica

Segundo: recibirle a la puerta

Aquí está la parte más divertida: sorprender a tu pareja cuando llegue a casa! En cuanto abra la puerta te acercas a él y le saludas como si fueras su sirviente: p.ej. “buenas noches, señor/a”. Evita el contacto visual, se trata de meterse en un papel sumiso y que tu pareja se dé cuenta. Le ayudas a quitarse la chaqueta o le coges el maletín, el caso es que le estás indicando cuál es tu papel y cuál es el suyo.

Lo siguiente es sentarle y seguir con el papel: le indicas el camino al sillón que le hemos preparado mientras le decimos algo como “puede tomar asiento en su sillón mientras le traigo la bebida”. Que se relaje y se sienta como el dueño o la dueña de la casa.

Ahora podemos traerle la bebida que hayamos preparado, y ahora sí podemos empezar a mirarle a los ojos, que vea que estamos disfrutando con el papel. Pon la cara más lasciva y excitada que puedas, y verás cómo responde rápidamente.

Sexo para parejas - juego erótico de la porno chacha

Tercero: a excitarle!

Mientras él/ella se toma lo que le hayas traído, puedes montar un pequeño show: puedes hacer que limpias algún mueble con un plumero, o que recoges lo que él/ella ha traído. Cualquier cosa que siga siendo parte de tu personaje.

El objetivo ahora es que se te vea alguna zona de tu cuerpo sugerentemente. Si eres una chica con un disfraz con faldita, agáchate para que te vea el tanga, o directamente la entrepierna sin ninguna ropa interior. Si eres un chico mueve el trasero, o ponte erguido para marcar paquete! Podemos ir haciéndolo delante de la cara de nuestra pareja, de forma que tenga una buena vista.

Ahora vuelves a donde tu pareja y le dices suavemente si quiere algo más el señor / la señora. Vuelves a ponerle la cara más lasciva y excitada que puedas y le dices: “El señor / la señora puede pedir cualquier cosa, lo que más desee”. A estas alturas tu pareja ya debería haber entendido el juego y debería atreverse a pedir algo sexual.

Por si acaso: Si no se le ocurre nada y toma el rol pasivo, entonces le sugerimos un masaje. Nos ponemos detrás de él/ella y vamos dándole un masaje de cuello, que luego iremos bajando hacia el pecho. En el proceso podemos ir quitándole ropa y podemos seguir bajando.

Sexo para parejas - disfraz de sirvienta erótica

Cuarto: que tome el control

Tu pareja ya debería haber entendido que su papel es tomar el control y hacer lo que más le excite. Sólo tendremos que potenciarlo, dejándonos hacer y tomando un rol sumiso. Hay muchas actividades eróticas que nos pueden ayudar, como por ejemplo que nos dé unos azotes!

Una vez que ya empiece a soltarse, es cuestión de llevarlo mientras sea divertido y luego dedicarnos a hacer el amor.