El bondage se define como las prácticas eróticas basadas en las ataduras. Es decir, atar o maniatar a tu pareja y que ambos disfruten con ello. Está asociado a menudo al sado masoquismo, y los japoneses  son verdaderos expertos. Así dicho parece muy duro, pero las versiones más ligeras son algo más normal.

Sexo para parejas - sexy bondage

Lo que tenemos que tener claro :

  • el placer no se obtiene por la cuerda, la falta de riego o el dolor (eso es masoquismo), sino por la sensación de dominar o ser dominado, de verse llevado al límite;
  • no es una perversión ni nada similar, sino una potenciación del sexo social: el sexo presenta una situación de dominio que puede traspasarse a la jerarquía social. Cuando tu gato se frota contra ti está replicando sus patrones sexuales de ofrecimiento, para comunicarte que se siente dominado por ti (siempre que le des comida, claro);
  • el verdadero poder lo tiene el dominado: él/ella es siempre el que dice cuándo se acaba el juego. Para ello se disponen palabras clave, normalmente una para que el dominante detenga toda actividad, y otra para que le desate y se acabe el juego completamente;

Sexo para parejas - bondage

Así que vamos a hacer una introducción ligera, para saber si nos gusta a los dos de la pareja, si lo disfrutamos, etc.

Primero: vamos a hablarlo

Esta actividad no puede ser por sorpresa: hay que comentarlo primero y tener claro que ambos estamos interesados en probarlo. También podemos comentar qué papel nos va más (dominante, dominado), aunque quizás podríamos probar cada uno una vez.

Segundo: prepararlo

Una vez que tenemos claro que seguimos adelante, hay que prepararlo:

  • la fecha: vale, quizás sea un poco exagerado quedar un día, pero esto puede ser necesario si alguno de los dos estamos un poco reticentes o asustados con esta actividad. Vamos, que no queremos que uno esté preocupado cada vez que el otro se acerca con intenciones sexuales;
  • el material: básicamente con qué atar. Ya sé que todos hemos visto películas con esposas y cosas así, pero para empezar deberíamos empezar con algo menos rígido: un par de pañuelos largos, foulards, bufanda, etc. Básicamente algo largo, de tela suave;

Sexo para parejas - con los ojos tapados

 

  • las palabras clave: dos, al menos, como hemos dicho antes. Tienen que ser muy reconocibles, y no pueden ser propias del lenguaje común en estas situaciones. Vamos, que no puede ser «para», porque con la excitación podemos ir gritando «para, para…» y fastidiar el asunto. Ah, que tampoco sea larga y difícil de recordar (por ejemplo, «Nabucodonosor»). «Ladrillo», «carrete», pueden ser palabras fáciles y que no van a escandalizar a ningún vecino;
  • el ambiente: puede que nos apetezca probar esto en un sitio en concreto, como el clásico dormitorio con una cabecera de cama de tubo;

Tercero: a ello

Bueno, aquí no se pueden dar guiones, sólo sugerencias:

  • como hemos dicho, atar al cabecero de la cama, o hacerlo en una silla y atar los brazos a los reposabrazos;
  • no es necesario atar fuerte los nudos, con tal de que se sienta la limitación es suficiente. Si el dominado es algo reticente, podemos hacer lazos abiertos, en vez de nudos de verdad;
  • ponerle/la boca bajo en la cama y atarle las muñecas por detrás de la espalda;
  • tapar los ojos: esto ayuda mucho, siempre y cuando haya mucha confianza. En este caso se potencia la sorpresa y la tensión, lo que puede ayudar mucho;
  • amordazar: no lo recomiendo en la primera vez, es algo que dificulta la respiración y la comunicación (y las palabras clave). Más adelante podemos ir añadiéndolo, ya que aporta una sensación de dominación mayor;
  • desnudez: la posición de dominación se refuerza si el dominado está completamente desnudo, y el dominante vestido.

http://i2.wp.com/25.media.tumblr.com/tumblr_l75u65tQR51qceu4bo1_500.jpg?resize=328%2C475

En general el proceso pasa por que el dominado va dando órdenes o «usando» el cuerpo del dominado, y el dominado acepta su posición, siguiendo el juego siempre que entre dentro de sus límites.

El dominado tiene que concentrarse en disfrutar de la sensación. El dominante tiene que asegurarse de que ambos disfruten.

Sexo para parejas - bondage serio

Cuarto: hablarlo y extraer conclusiones

Con esta actividad conseguiremos reforzar la intimidad y la confianza de la pareja, eso por descontado. Pero el efecto será mayor si luego nos comentamos lo que hemos sentido, si nos ha gustado, encantado o no nos ha convencido.

De aquí hay que decidir qué camino vamos a seguir:

  • vamos a avanzar en el bondage, pasando a actividades más «duras» (podemos buscar ideas en la web);
  • lo dejamos porque no nos atrae;
  • vamos a seguir, pero sólo en versiones «light» (aquí podemos probar las esposas de pega que se venden en los sexshops);
  • queremos probar el otro papel: cambiar los roles.

Sexo para parejas - subiendo al nivel

Muchos consideran que esta actividad es muy adictiva, debido a la enorme excitación que produce, por lo que merece la pena probarla.