31- Te lavo yo todo el cuerpo y gracias a mis manos únicamente