Ya hemos hablado de la masturbación con distintas partes del cuerpo y del caso concreto de la masturbación entre los muslos. Pero queremos darle una vuelta más: ¿qué posturas nos aporta el thighjob distintas del sexo con penetración?

El thighjob o masturbación entre los muslos (o sexo intercrural o interfemoral) es una variante de la masturbación que puede ser muy agradable. Los sexos se rozan y la postura es muy similar a la de una penetración, así que es muy interesante como juego previo.

Y ¿qué posturas son las apropiadas? Los clásicos son muy similares a los de la penetración, ya sean de frente o de espaldas: De pie, tumbados de lado, él tumbado sobre ella, ella tumbada sobre él…

Pero si nos fijamos tenemos más libertad que en una penetración, tanto en el ángulo como en la profundidad. La libertad en el ángulo nos permite posicionarnos de formas extrañas, en las que un pene erecto puede que no consiguiese penetrar (quizás uno flácido sí, pero ésa es otra historia). Y la libertad  en la profundidad nos quita preocupaciones de si ella está disfrutando o si la estamos penetrando con demasiada profundidad (especialmente interesante para penes de buen tamaño). Y que no se nos olvide que es un sexo mucho más relajado, ya que ella puede mover sólo las piernas en vez de tener que mover toda la cadera.

Aquí os dejamos algunas posturas:

  • Él sentado en una silla o sofá, ella encima: vale prácticamente cualquier posición, ella de espaldas, de lado, de cuclillas para estar de frente… Si estamos en un sofá ella puede tumbarse a lo largo mientras él está sentado, ya sea boca arriba o boca abajo (aquí pueden entrar unos azotes)
  • Él sentado en la cama y ella tumbada boca arriba delante, como en el vídeo de arriba: Muy cómoda e íntima, apropiada para largas sesiones
  • Ambos de rodillas sobre la cama, de frente: Es una postura un poco más cansada, pero muy íntima

Así que intentad pensar posturas que no son muy interesantes durante la penetración, pero que pueden ser muy apropiadas durante una masturbación entre los muslos. A ver qué se os ocurre!