Cualquiera que haya visto algunas fotos de bondage sabe que las cadenas tienen una estética propia que puede ser muy potente. Y por eso te sugerimos que te compres unas cadenas «de prueba» para ver qué tal te sientan!

Las cadenas tienen una componente de dominación que es muy visual, muy estética. Pero igual no tienes claro que te vaya el bondage, o sabes que sólo te gustaría darle un pequeño empujón a tu pareja para que sea un poco más dominante.

Pues entonces vete a una ferretería y cómprate un par de metros de cadenas de plástico, pero que parezcan de verdad. Estas cadenas serán ligeritas, y no serán frías y rígidas como las de verdad. ¿Qué cara te crees que va a poner tu pareja si ve encadenado/a?