Las manos son una de las zonas más activas durante el sexo: acarician, agarran, pellizcan, penetran… y podemos darle una variación más con distintos tipos de guantes. Una textura, una estética, la sensación de ser tocados por algo desconocido… un simple guante puede aportarnos sensaciones nuevas y sorprendentes. Y es extremadamente sencillo como juguete!

Sexo para parejas - guantes de latex para uso erótico y sensual

Los guantes son un juguete sexual estupendo, tan sencillo y tan polivalente a la vez. Como una capa encima de nuestra mano, pueden modificar las sensaciones que percibimos y aportamos a través de la misma. Los hay de muchos materiales: latex, vinilo, encaje, seda, cuero… Vamos a ver qué pueden aportarnos!

 

Tacto: Texturas y sensaciones nuevas

La rutina puede hacer que el tacto de los dedos de nuestra pareja ya no nos excite tanto. Es normal, todos necesitamos algo nuevo de vez en cuando para mantener la excitación. Así que un guante cambia tanto la sensación del que acaricia como del acariciado. Es cierto que el que acaricia (o pellizca, o agarra, lo que sea) siente menos, aunque esto depende mucho del material del guante.

Este tema lo hemos comentado en el post sobre texturas en el sexo, pero en resumen podemos buscar cualquier textura. Por ejemplo un guante de encaje puede darnos una sensación de mayor rozamiento, mientras que un guante de latex busca todo lo contrario.

Sexo para parejas  - masturbación con guante

Una estética que nos ayude

Los guantes son una parte muy importante de muchos attrezzos: ayudan a darnos una estética que nos mete en el papel que vamos a desempeñar. El ejemplo más habitual es el sexo duro o con toques de dominación, en el que habitualmente se incorporan guantes de cuero negro como símbolo. Vamos, que si tu pareja te recibe con unos guantes así y te da una orden ya sabes a qué juego váis a jugar esa noche.

Esto puede desembocar en un cierto fetichismo, de forma que nos excita el simple hecho de ver el guante porque ya nos imaginamos lo que puede hacernos disfrutar. Y aunque la palabra «fetichismo» se usa a menudo negativamente, no tiene nada de malo mientras no nos impida disfrutar del sexo sin el fetiche (como ya comentamos en el post sobre los fetiches sexuales). Un material que tiene su propio fetiche y estética es el latex, que casi siempre dispone de guantes.

 Sexo para parejas - estética de sexo duro con guantes

Menos rozamiento = más placer

La penetración vaginal y anal con las manos o la masturbación pueden conllevar demasiado rozamiento, especialmente si nos cuesta llegar al orgasmo, tenemos una época sexual muy activa o nos va la penetración con cierta fuerza. Por mucho lubricante que usemos todas las manos tienen uñas (siempre una manicura perfecta, sin esquinas cortantes), nudillos duros, etc. Y ciertos juegos, como el fisting, pueden ser mucho más placenteros con menos rozamiento.

Aquí un guante con una textura muy suave reduce muchísimo el rozamiento, lo que nos permite prolongar el juego todo lo que queramos. Un claro ejemplo son los guantes de vinilo o latex, que tienen una textura casi sedosa y que combina excepcionalmente bien con los lubricantes.

Otra gran ventaja es que las texturas muy suaves facilitan el inicio del juego sexual. Por mucha confianza e intimidad que exista en la pareja hay cuerpos que no responden bien a los primeros contactos con superficies rugosas. Puede ser por un exceso de sensibilidad (al principio puede que sea algo complicado, pero si es tu caso luego te alegrarás) o por nerviosismo (relájate y disfruta!), pero hay zonas del cuerpo que pueden dar malas sensaciones al ser acariciadas por un dedo.

El ejemplo más habitual es el ano: esta zona del cuerpo suele estar «inexplorada» al principio, con lo que la primera reacción a las caricias anales suele ser la de retraerse y cerrarse. Así que aquí un guante muy suave nos va a facilitar ser «admitidos» por esa zona tan sensible.

Sexo para parejas - penetración anual con guantes

Comodidad

La penetración con las manos, ya sea vaginal o anal, requiere de lubricante. Y si queremos sacarle todo el placer posible y no estamos en un calentón, es mejor usar mucho lubricante. Si por ejemplo luego queremos pasar a una clásica penetración vaginal mientras acariciamos la cara de nuestra pareja románticamente, tanto lubricante en una mano es un engorro. Vamos, que siempre recomendaremos usar mucho lubricante, pero puede llegar a ser molesto al tacto, las sábanas se ponen perdidas, etc.

La solución: un simple guante desechable. Con una caja al lado de la cama podemos ponernos uno rápidamente, lubricarlo hasta arriba y cuando acabemos con el juego de manos quitárnoslo dándole la vuelta. Al darle la vuelta el lubricante se queda dentro y podemos tirarlo donde queramos. Limpio y cómodo.

 Sexo para parejas - penetración vaginal con guante de latex

Higiene

El truco del guante desechable tiene una gran utilidad para la penetración anal. Como ya hemos comentado en el sexo anal y las caricias anales, la zona anal tiene una gran flora bacteriana que no queremos trasladar a otras partes del cuerpo, especialmente la vagina o la boca (aunque la boca tiene una solución más fácil con un simple colutorio).

Así que el guante desechable nos permite emplearnos a fondo con el ano de nuestra pareja, luego desechar el guante y podemos volver a usar esa mano en cualquier sitio! Si estamos excitando a la vez el ano y los genitales de nuestra pareja sólo tenemos que concentrar una mano en cada zona, sin intercambiarlas, y luego deshacernos de sus guantes.

 Sexo para parejas - penetración anal y vaginal con guantes

Nuestra recomendación

Si lo que buscáis es una estética o una textura nueva, entonces dependerá de lo que busquéis, pero probablemente lo más divertido sea ir cambiando de guante e ir probando varios.

Si lo que buscáis es comodidad durante el sexo y estar preparados para el juego que os apetezca, os recomendamos compraros una caja de guantes de vinilo desechables y tenerla al lado de la cama. No tienen los problemas de alergia de los guantes de latex, son muy finos, funcionan de maravilla con los lubricantes, son baratos y fáciles de encontrar (se usan mucho en manualidades).

Así que no perdáis esta oportunidad de mejorar vuestra vida sexual y a buscar el guante que más os encaje!