Ya os hemos comentado la posibilidad de grabaros en vídeo mientras hacéis un show en la ducha, y luego mostrarlo a tu pareja. Ahora os proponemos grabaros en vídeo mientras os masturbáis, y luego excitar a vuestra pareja mientras lo ve!

Sexo para parejas - grabarnos en vídeo mientras nos masturbamos

Grabarse en vídeo hoy en día es muy sencillo: tenemos cámaras de vídeo, cámaras digitales que también graban vídeo, smartphones, etc. Así que vamos a aprovecharnos de todas estas cámaras para montarle un espectáculo a nuestra pareja: nos vamos a grabar con varias de ellas mientras nos masturbamos, y luego vamos a montarlo en un vídeo.

Evidentemente podéis hacer esto con una única cámara, pero os recomendamos dos, y si se os da bien jugar con los ordenadores y los programas de edición de vídeo/audio, aún más.

Paso 1: las pruebas

Para saber cómo colocar cada cámara tendremos que hacer varias pruebas. Para esto vamos a necesitar bastante tiempo sin que nos pille nuestra pareja, así que hay que elegir bien el día!

  • El escenario: Lo primero es escoger el escenario en el que nos vamos a masturbar: la cama, un sillón, etc.
  • Luego buscaremos sitios alrededor donde podamos colocar las cámaras, como baldas, mesas, etc.
    • Si no tenemos suficientes podemos traer una silla o algo similar.
    • También es recomendable ser original: podemos colocar una cámara encima de una librería, y así tener una grabación casi desde arriba muy interesante!
  • Como vamos a tener que ir probando distintas posiciones, en cada localización pondremos una marca que podamos cambiar de sitio: un trozo de celo o cinta aislante será suficiente
  • En el primer intento ponemos todas las cámaras sin zoom y les damos a grabar, nos colocamos en el sitio elegido y hacemos el movimiento y sonido de masturbarnos durante unos segundos. Sin dedicarse a ello, que es sólo una prueba!
  • Ahora revisamos todas las grabaciones a ver qué tal han quedado. Tenemos que estar atentos a varias cosas:
    • El encuadre: Que nuestro cuerpo quede dentro de la grabación. Tendremos que ir girando la cámara hasta que el encuadre sea el correcto
    • El zoom: Vamos a necesitar unas grabaciones de conjunto, en las que se vea todo nuestro cuerpo, y otras con más zoom, como por ejemplo nuestros genitales o nuestra cara. Juega con el zoom de las cámaras hasta encontrar cuál encaja mejor en un zoom alto y se ve bien el detalle. Para esto te ayudará el nivel de resolución de la cámara: elige las de más resolución para las de mayor zoom, y así sacarle el máximo partido!
    • El sonido: No todas las cámaras tienen un sonido excelente, y podemos encontrarnos con sonidos muy diferentes. Así que puede que tengamos que escoger una de ellas para el sonido, e ignorar el resto. También podéis probar con varios volúmenes, siempre y cuando no se distorsione.
    • Lo que le gusta a vuestra pareja: Aseguráos de que lo que más le excite a vuestra pareja de vosotros se vea bien en las cámaras. P.ej. Si le gustan vuestros labios tendréis que conseguir un zoom bueno en vuestra cara.
  • Repetimos la prueba hasta encontrar la combinación que nos agrada: en tres pruebas deberíais tener algo muy agradable!

Segundo: la grabación

Ahora que ya tenéis preparado todo el “estudio” de grabación, os toca interpretar. Podéis poneros a tono antes con lo que más os excite, y así ya estar húmedos, o tener lubricante a mano.

Y por supuesto el objetivo es excitar a vuestra pareja, así que recordad lo que más le excita o más le puede sorprender y a por ello! Ah, y no os olvidéis del sonido: gemidos muy creíbles.

Si queréis alargarlo podéis ir desnudándoos poco a poco, empezando por acariciaros sobre la ropa, luego meteros mano bajo la ropa, apartar la ropa y finalmente desnudaros.

Otro consejo para hacerlo más sorprendente: poner una iluminación extraña, de colores o juegos de sombras, tal y como comentamos en un post anterior. Eso sí, no os recomendamos poner música de fondo: el objetivo es que se oigan vuestros gemidos, y la música puede dificultarlo.

Tercero: montar el vídeo

Ahora viene la parte un poco más complicada: editar el vídeo. Se trata de descargarse todas las grabaciones de las cámaras en un ordenador, incorporarlas a un programa de edición de vídeo y jugar con ellos, cortando y pegando, hasta conseguir una escena continua que combine todas. Puede llevar algo de tiempo, pero una vez que os hacéis con el funcionamiento básico del programa es muy fácil y entretenido!

¿Qué programa usar? Depende del sistema operativo, pero hay programas gratuitos muy sencillos. En Windows, por ejemplo, tenemos el Movie Maker (que en ciertas versiones de Windows viene instalado de base) y el AVS4You (que tiene versión de prueba).

Sentaros frente a frente y masturbaros con tiempo, disfrutando de las vistas y la excitación de vuestra pareja!

Paso 4: a disfrutar!

Ahora ya nos toca presentárselo a nuestra pareja, y aquí podéis hacerlo como queráis. Eso sí, os recomendamos sorprenderle: Un día cuando llegue a casa con tiempo, le decimos que le tenemos preparada una sorpresa, nos sentamos en el sofá con ella de forma que podamos acariciarla y le decimos que disfrute del espectáculo.

Ponemos la película en marcha, y mientras va avanzando la escena nosotros vamos besándole el cuello, acariciándole poco a poco y subiendo la excitación. Tu pareja se va a excitar enormemente con el vídeo, y acabaréis con una sesión de sexo increíble. Es más, os aseguro que volveréis a mirar ese vídeo varias veces!

Y por supuesto después del sexo puedes sugerirle a vuestra pareja que os haga un vídeo a vosotros, y así disfrutáis ambos!

Categorías: Ideas

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.