El role-playing es simplemente interpretar a un personaje, como si fuese una obra de teatro. Como actividad sexual es increíble, porque nos ayuda a deshinibirnos, a olvidar todos los tabúes que tenemos en la cabeza y probar cosas nuevas. Al interpretar a un personaje nos es fácil decir y hacer cosas que nos costaría hacer en nuestra vida sexual normal. Imaginaos la cantidad de posibilidades que se nos abren!

Sexo para parejas - interpretando a un personaje o roleplaying

Primero vamos a quitar algunos mitos: Hay quien cree que el interpretar a un personaje te lleva a creértelo y acabar comportándote como él/ella. Categóricamente no, a menos que estés desequilibrado mentalmente. El interpretar a un personaje no te hace creértelo, sino que sólo buscamos experimentar parte de él, alguna sensación en concreto asociada a ese personaje. Por ejemplo volver a ser un tímido adolescente sin conocimiento sexual.

Lo siguiente es decir que está muy relacionado con las fantasías. Aunque ya hablaremos más adelante de las fantasías sexuales, hay que comentar que tener una fantasía no implica que quieras que se convierta en realidad. Por ejemplo, tener una fantasía de sexo con una colegiala no implica que seas un pederasta. Es sólo una fantasía, algo que nos gusta imaginarnos.

Sexo para parejas - personaje de secretaria

Vamos al tema: Lo que más ayuda a un buen roleplaying es la vestimenta, cuanto más estereotípica, mejor. Los ejemplos más clásicos son:

  • La colegiala y el profesor, o el adolescente y la maestra. Suele ser un guión basado en la iniciación y la curiosidad sexual del personaje adolescente. Es muy divertido jugar a la ignorancia sexual, o a la picardía. El típico uniforme de colegio privado suele ser perfecto (falda a cuadros para ellas, corbata para ellos), y lo puedes completar con unas gafas, y ellas con unas coletas;

Sexo para parejas - personaje de colegiala

  • La secretaria y su jefe: Aquí hay dos posibilidades: O la secretaria es una depredadora sexual que  acorrala a su jefe, o se ve acosada sexualmente por éste, aunque le gusta y no puede admitirlo. En este caso el atrezzo es fácil: una mesa, un teléfono y una silla hacen de despacho, en el que el jefe puede estar contestando una llamada mientras se le insinúa su secretaria, o en el segundo caso ella atiende la llamada y él le mete mano.

Sexo para parejas - el personaje de la secretaria

  • La enfermera: Otro clásico, en el que él está en la cama con alguna parte vendada y ella es la enfermera que le atiende. El guión puede tratar de cómo ella tiene que limpiarle con una toalla húmeda, o que tiene que darle un masaje en el muslo. Él puede ser un aprovechado o muy tímido. También puede darse el caso del médico, en el que él es el que atiende con bata a una pobre paciente. Incluso he oído de un caso que llegaron a interpretar la preparación de una operación de apéndice, con el afeitado completo de los genitales de él!.

Sexo para parejas - el personaje de la enfermera

Hay bastantes más personajes: el bombero, el policía, el ladrón, etc. Incluso hay quien interpreta la violación en su propia casa, en el que el varón hace de ladrón que se cuela en la casa. En este caso, por supuesto, hay mucho de dominación. Aquí vemos un claro ejemplo en el que se usan los personajes para hacer algo que jamás haríamos en la vida real, comportarnos de una forma completamente distinta y así experimentar algo sin traspasar la barrera realmente.

Si os apetece tener un traje para estos casos, podéis ir a la tienda de disfraces y coger uno por muy poco dinero. En los sex-shops suelen tener las versiones eróticas, que enseñan más carne.

Así que a probar vuestras fantasías, a ver hasta dónde llega vuestra imaginación!