El sexo por sorpresa es especialmente agradable si llevamos un tiempo con sexo rutinario. Así que os proponemos una forma fácil de hacerle un show erótico a vuestra pareja para excitarle/la al máximo!

De vez en cuando todos caemos en la rutina sexual. Y puede ser bueno, porque no siempre tenemos las energías suficientes para el sexo original. Pero lo malo de la rutina es que es difícil salir de ella. Así que aquí os proponemos una forma fácil para sorprender a tu pareja.

Un gran sitio es la ducha: tu pareja ya está desnudo/a y no se espera nada. Pero mientras se está duchando tú vas a empezar a tocarte. Poco a poco, como si no pasara nada, pero ya irás viendo cómo le cambia la cara.

Así que mientras se está enjabonando tú ya te estás tocando, y para cuando salga de la ducha ya te has quitado o apartado la ropa. Si en algún momento hace amago de acercarse demasiado pronto, le apartas para excitarle un poco más.

Y mientras se seca tú sigues acariciándote, con lo que no va a poder quitarte el ojo. Cuando veas que ya está preparado/a te acercas o le haces un gesto de «ven aquí», que ya verás qué rápida va la cosa!