Ésta es una idea para fin de semana o similar, es decir para cuando tengamos tiempo y estemos juntos. La idea es tener un poco de sexo en cuanto nos apetezca, parar y seguir haciendo lo que estuviéramos haciendo, como si nada! ¿Te ves capaz?

¿Cuántas veces estás con tu pareja a solas pero estáis haciendo cosas distintas? Pues nuestra propuesta es meter un poquito de sexo en esas ocasiones: vas a donde tu pareja y tienes un poco de sexo, directamente y sin preguntar!

Y cuando decimos un poco queremos decir un poco: nada de correrse! Por ejemplo puedes lamerle un poco la entrepierna, pellizcarle los pezones, metérsela durante un ratito… y cuando veas que te estás acelerando demasiado parar y dejarlo hasta la siguiente.

¿Y cuando es la siguiente? Cuando quieras, se trata de disfrutar. Pero asegúrate de que se te haya bajado un poco el calentón para no correrte.

Así que la idea es disfrutar pero sin llegar a acabar. De esta forma iremos generando tensión sexual a lo largo del día, y a ver cuánto podemos aguantar durante el día!