Esta idea la he sacado (como otras tantas) del libro Sex Games de Tony Higgins, que es bastante fácil de encontrar por la red. Ya hemos comentado en este post la posibilidad de jugar con comida, pero ahora nos pasamos a algo más sólido: los melocotones en almíbar.

La base de la idea es coger una lata de melocotones en almíbar, verterla en un bol (no queremos bordes afilados cerca) y emplearlos como juego sexual.  Aquí hay dos ventajas de esta comida: la suavidad del melocotón al tacto y la dulzura del almíbar.

Sexo para parejas - beso con mordisqueo

Podemos empezar por comer algunos trozos o dárselos de comer a nuestra pareja y que nos lama los dedos con la lengua. El sabor del almíbar puede ser muy dulce, así que no podemos pasarnos. Luego podemos tomar un trago de almíbar en nuestra boca, besar a nuestra pareja y pasarle parte (esto a mí no me gusta mucho, pero lo comento), o coger un trozo de melocotón en nuestra boca y hacer lo mismo: besarnos y comérnoslo entre los dos (el mordisqueo de labios puede venir incluido).

Luego podemos pasarle un suave trozo de melocotón por el cuerpo, empezando por los labios, bajando por el pecho y los pezones, luego la tripa y el ombligo, para llegar finalmente a los muslos internos y genitales. En todo este proceso iremos dejando un reguero de almíbar que podemos ir lamiendo.

Otra opción similar es que nuestra pareja se vaya pasando el trozo de melocotón por donde quiera, y tú vas lamiendo detrás. Aquí entra en juego la idea de dominación, y combina muy bien con que el dominante vaya «alimentando» al dominado.

Sexo para parejas - sexo oral

Aún más allá tenemos la posibilidad de introducir trozos en la vagina y recuperarlos con sexo oral. Esto funciona bien en posiciones en las que ella esté encima (ella de rodillas y vertical sobre nuestra cara), en la que el propio peso ayude al melocotón. Además debemos recordar que el tacto frío en esas partes puede ser muy desagradable, por lo que si queremos probar esta opción nos aseguraremos de que los melocotones estén a temperatura ambiente (sacarlos antes) o templaditos (al microondas con cuidado).

Vamos, al final dejaremos las sábanas o equivalente hechas una guarrada, así que hay que tenerlo en cuenta. Pero por lo demás es una actividad sexual agradable, muy íntima, y que puede tener varios pasos de excitación. A ver quién se atreve!