Ya hemos hablado de varios sitios donde podemos dar golpes más o menos fuertes: en el trasero, en el pene, en los pechos… Ahora vamos con un sitio que suele olvidarse mucho: la entrepierna de ellas. ¿Te atreves a probar con unos golpecitos en la vulva?

Sexo para parejas - cómo dar golpes en la vulva

 

La vulva y los labios vulvares son una zona delicada, pero eso no quiere decir que no puedan proporcionar placer bajo un poco de dureza. Como todas las zonas erógenas, unos golpecitos pueden ponerla a tono y aumentar todas las sensaciones. Seguro que muchas jamás habían pensado en esta posibilidad, pero os proponemos probarla con suavidad e ir subiendo mientras disfrutemos. ¿Por qué no?

Básico: Cuidado con no pasarse!

Esto es evidente, pero siempre hay que decirlo: hay que tener cuidado con no pasarse con la fuerza de los golpes. Cada persona es distinta, y su nivel de aguante puede depender de muchas cosas:

  • De dónde demos los golpes: Hay clítoris delicados, o quizás no le gusten en la zona del perineo. Esto se descubre probando zonas poco a poco, y aprendiendo. Una buena postura nos ayudará mucho!
  • De cómo demos los golpes: Hay que evitar dar con algo duro, como los nudillos o las puntas de los dedos, o simplemente con una mano muy rígida. Lo comentamos más abajo;
  • De la menstruación: Normalmente la vulva está demasiado sensible durante la menstruación como para aguantar ni un sólo golpe, aunque a menudo unos días antes su aguante es mayor. Que ella esté atenta a su ciclo y que comente cuándo le gustan más;
  • Del nivel de excitación: Como todos los golpes, cuanto más excitados estamos, más aguantamos y más nos gustan. Así que nada de pensar en esta práctica como juego previo (a menos que su aguante sea muy alto y le excite mucho);
  • De su situación psicológica, cansancio, etc: Pues evidentemente si has dormido mal o estás muy cansado puede que no te apetezca lo más mínimo que te golpeen en ningún sitio;

Y un detalle que también es evidente: cuidado con esas uñas! Aunque no vayamos a golpear con ellas, es muy fácil rozar la cara interior de los muslos, que es muy sensible. Así que manicura perfecta antes de nada.

 

Qué buscamos

Con los golpecitos va a llegar más sangre a la zona, lo que hará que se ponga roja. Pero a la vez esto aportará una mayor sensiblidad: los labios se hincharán un poco y cualquier estímulo se sentirá mucho más. ¿A que suena bien?

Ya hemos comentado antes que algunos clítoris necesitan estímulos fuertes para proporcionar placer, mientras que otros son muy delicados. Si estamos en el primer caso podemos incorporarle al juego, primero golpeando sobre los labios que le rodeany luego separándolos para que le llegue más fuerza. Y si el clítoris es muy sensible tendremos que evitarle todo lo posible. Como hemos dicho antes, aquí nuestro mejor aliado es la postura:

  • Posturas boca arriba: Facilitan el golpe al clítoris
  • Posturas boca abajo: Facilitan evitar al clítoris

Sexo para parejas - postura para golpear la vulvaY como todos los azotes, los golpes en la vulva aportan un componente psicológico muy importante: Sensación de sexo duro y de dominación. Tenemos a nuestra pareja golpeándonos cada vez más fuerte, y con cada golpe cada vez sentimos más y más… Estupendo!

Cómo golpear la vulva con la mano

Lo más normal es utilizar la mano para golpear: más contacto físico y más placer para ambos! Como hemos dicho antes, golpearemos principalmente con la cara interior de los dedos (no con el reverso, que están los nudillos), dejándolos sueltos para que no sea muy fuerte.

Por explicarlo un poco más y dar una posible guía de cómo empezar poco a poco para probar:

  • Empezamos el dedo índice, lo extendemos y lo adelantamos con respecto al resto de los dedos. Golpeamos la vulva de forma que el dedo caiga a la vez sobre toda su longitud (evitando o no el clítoris, como hemos dicho antes)
  • Golpeamos unas pocas veces suavecito, tres o cuatro. Paramos un poco y volvemos a dar golpecitos
  • Si ves que ella se excita y va disfrutando, pasamos a usar dos dedos (índice y medio). Volvemos a dar unos golpes en sesiones de unos pocos golpes con algunas paradas para que ella pueda sentir el placer
  • Si ella sigue sintiendo placer podemos ir subiendo de fuerza y de frecuencia, dando más golpes seguidos. También podemos ir añadiendo más dedos, dependiendo de lo que le guste (esto puede depender de la postura: si tiene los músculos de los muslos muy tensos puede no gustarle que se usen los cuatro dedos)

Una recomendación para mujeres que no les suena nada bien: probadlo vosotras solas durante una masturbación, es muy habitual. Simplemente estad atentas a las sensaciones del clítoris, porque se os hace más difícil evitarlo que a vuestra pareja.

Como en cualquier azote: es muy importante el ir subiendo el nivel, «calentando» la zona. Si vamos subiendo la fuerza cada vez aguantaremos más y disfrutaremos más. Además ella sabrá que cada golpe va a ser más fuerte que el anterior, y eso hará que vaya preparándose.

Esto no quiere decir que no podamos hacer juegos de ritmos, subiendo y bajando la fuerza para pillarla desprevenida, sino que lo más normal es ir subiendo. Si os gusta podéis empezar a hacer todas las variantes que se os ocurran.

Una forma interesante de ir subiendo la intensidad es utilizar la ropa: empezamos dando golpes sobre los pantalones o la falda, que amortiguarán bastante, luego los quitamos y golpeamos sobre las braguitas, que amortiguan menos, y por último ya golpeamos directamente.

Sexo para parejas - orgasmo con azotes

Golpear la vulva con objetos

Es recomendable empezar con la mano porque nos da más control al inicio, pero podemos ir incorporando otros elementos:

  • Por supuesto, el pene: Aunque los golpes no van a ser muy fuertes, siempre es más excitante para ambos
  • Un trozo de tela gruesa, corbata, etc. Incluso podemos tirar un poco de ambos extremos y apretarle toda la zona, moverla arriba y abajo… Mira que la textura no sea demasiado gruesa como para rozar demasiado, que el ancho sea el que encaje, etc.
  • Algo más rígido, como por ejemplo un cinturón. Si os gusta mucho podéis llegar a este nivel, en el que empleamos objetos que sin ser rígidos del todo, pueden golpear bastante fuerte. Pero con cuidado!
  • Juguetes eróticos: Hay juguetes que pueden valernos, siempre que no sean demasiado rígidos. Búscales otro uso!

Sexo para parejas - golpear la vulva con el cinturón

Combinarlo con otros azotes

Es muy sencillo combinar los golpes en la vulva con otros azotes. Pueden ser azotes a ella, en el trasero o en los pechos, reforzando un juego de dominación. O por el contrario pueden ser azotes a él, turnándonos en los roles y convirtiéndolo en algo más lúdico.

Y podemos añadirlo como parte de cualquier juego de dominación, poniendo esposas, atando, etc.

A ver quién se atreve a probarlo y nos cuenta si le ha gustado a ella!