Ya hemos comentado en otro post la posibilidad de sorprender a nuestra pareja con un disfraz sexy. Pero en este post os queremos recordar la posibilidad de usar los gustos más “frikis” de vuestra pareja para sorprenderle con un disfraz tipo cosplay sexy!

Todos tenemos una o más temáticas que nos atraen o gustan más, y evidentemente estos son nuestros “puntos débiles” para darnos una sorpresa. El caso de los disfraces es perfecto: Podemos hacer que el disfraz se ajuste a la temática que le ponga a nuestra pareja y tendremos un éxito garantizado!

Ya hemos comentado algunos casos “especiales” de disfraces: la dominatrix, la sirvienta sexual o incluso el de Papa Noel (éste último con tono cómico). Pero puede que a nuestra pareja le guste alguna temática muy concreta, propia de un videojuego, un libro, una serie o algo similar. Y si es así podemos recurrir a un tipo de disfraz especial: el cosplay!

El cosplay, para el que no lo sepa, es un disfraz de un personaje de ficción. Es decir, disfrazarte como un personaje de su temática favorita. Sólo tienes que ir a google, youtube o tumblr (aquí un ejemplo) para ver que hoy en día hay mucho cosplay!

Así que lo que te proponemos es disfrazarte como el personaje que le resulte más erótico de sus videojuegos, libros o series. Lo primero entonces será identificar ese personaje: Lo más probable es que ya lo sepas, porque le habrás oído hablar de su videojuego, libro o serie en cantidades industriales y con mucha pasión. Y seguro que hay algún personaje del que habla con especial “cariño”. Si sabes cuál es la temática pero no tienes claro el personaje en cuestión tendrás que hacer una campaña de preguntas sutiles durante una temporada para enterarte. Y si no hay temática favorita (puede ser, aunque cada vez es más raro), pues dejálo.

Una vez identificado el personaje tienes que descubrir su estética, es decir, qué lo identifica. Puede ser un peinado, una vestimenta, un objeto, un maquillaje… Google es tu amigo y puedes buscar directamente “cosplay (nombre del personaje)” para alimentarte de las ideas de otros. Si además le añades “erótico” y tienes resultados, vas por buen camino!

Ahora llega la hora de hacerse el disfraz. Puede que encuentres algún disfraz que puedas encontrar en las tiendas que te valga, aunque sea como base sobre la que trabajar. A partir de ahí puedes buscar ideas en la red y hacerte tu propia versión del disfraz. Y aquí todo depende de tu imaginación y tus habilidades. El cartón, la bisutería y las ropas extravagantes son tus mejores aliados!

Y finalmente toca ponerlo en escena. Aquí lo que importa es mantener el personaje: Comportarse, hablar, moverse como lo haga él/ella. Puedes hacer un striptease con su música, o interpretar que tu pareja es la pareja de tu personaje, de forma que le metes en un roleplay. Vamos, lo que sea mientras mantengas el personaje. Nada de destrozarle el personaje a tu pareja!

Ah, y si tú tienes tu personaje favorito puedes dejarle caer a tu pareja que luego le toca a él/ella!