El sexo oral es una forma estupenda de excitarnos mutuamente, pero a veces vamos demasiado directos: bajamos rápidamente y nos ponemos a ello sin más. Y está muy bien, es muy excitante, pero perdemos el placer de la tensión sexual. Así que os proponemos aumentar esa tensión sexual quedándonos un buen rato en su barriguita!

A veces tenemos prisa, qué le vamos a hacer. Ya nos hemos calentado, le quitamos la ropa y vamos directamente a su entrepierna con ganas de lamer y chupar a tope. Y es muy excitante: estamos mostrando lo calientes que estamos y lo mucho que deseamos a nuestra pareja.

Pero al ir directamente al máximo nos ha hecho perder el placer de cada paso intermedio, el deseo y la tensión sexual. Así que os recomendamos que os toméis vuestro tiempo: empezáis por besos, bajáis al cuello, pasáis por los pezones… Y cuando vuestra pareja justo está pensando que váis a ir directamente a la entrepierna, paráis en su barriguita: besar, lamer, morder… Subís un poco, bajáis un poco, llegando al vello púbico pero nada más. Si le tenéis un rato así se pondrá a tono rápidamente y os encontraréis sus bajos bien húmedos!