Si un día os dais cuenta de que vuestra pareja tiene los pezones sensibles (o tenéis la suerte de que los tenga así de serie) aprovéchate: cada vez que te cruces con él/ella estimúlaselos hasta que no pueda más!

Y por supuesto nada de dejarle tocarte o correrse: sólo excitarle los pezones. Cuando ya estén hasta doloridos podéis pasar a otras zonas !