¿Te encanta el cuerpo de tu pareja pero gustaría verlo completamente afeitadito, sin un pelito? Pues preséntate voluntario/a a afeitárselo completamente! Bueno… con limitaciones.

Un cuerpo afeitadito, sin pelo ni siquiera en los genitales, es algo muy atractivo eróticamente para muchos, tanto hombres como mujeres. Por supuesto es algo que no puede aplicarse a todo el mundo: hay hombres con tanto vello corporal que esta idea es absolutamente inaplicable! Pero si tu pareja no es de esos y te apetece verle sin ningún pelo, aunque sea una única vez, preséntate voluntario/a!

La idea es bien sencilla: primero lo comentas a tu pareja que te gustaría verla sin pelo. Puede que te diga que sí o que es mucho trabajo, pero tú le dices que puedes hacerlo tú. Y cuando acepte te preocupas de convertirlo en todo un ritual:

  • Comprar una cuchilla y espuma muy buenas, y también loción hidratante
  • Preparar el baño calentito, con tiempo
  • Tener un balde con agua caliente al lado y una toalla para ir limpiando
  • Y tener mucho tiempo

Así que vas poco a poco, afeitando con mucho cuidado. Infórmate bien con algunos vídeos de cómo hacer zonas difíciles, como el escroto: hay que mantener la piel tirante. Tiene que convertirse en un ritual de disfrutar de su cuerpo, casi un spa. Y al final le das loción hidratante por todo lo afeitado, para disfrutar de tu obra.

Con un poco de suerte tu pareja se presentará voluntaria para la siguiente!