A veces tenemos contacto sexual con nuestra pareja de forma distraída, sin que el sexo sea el objetivo. Es un contacto más basado en la intimidad y el erotismo que en la sexualidad y la pasión, y por ello es algo diferente y atractivo para muchas parejas.

Todas las parejas caen en el sexo rutinario: los mismos sitios, las mismas posturas, las mismas horas, etc. Pero el acercamiento al sexo no tiene que ser así: podemos acercarnos al sexo sin hacerle caso, como distraídamente mientras estamos haciendo otra cosa. Es decir: contacto sexual pero el objetivo no es tener sexo.

El ejemplo más normal es estar viendo la tele y meterle mano a tu pareja. Pero podemos llevar esto a cualquier actividad: tu pareja puede estar cocinando, y llegas tú y le metes la mano en el pantalón para agarrarle el trasero. Es decir, ser un poco «pulpos»!!

Y no tiene por qué acabar en sexo, puede ser un poco de «previos» para más tarde, o sólo una forma de contacto íntimo. Si ambos lo tenemos claro podemos disfrutar mucho de caricias todo el día!