Las fantasías eróticas son parte de una vida sexual sana y saludable: Todos las tenemos, y deberíamos conocerlas y compartirlas con nuestra pareja. Podemos aprovecharlas para hacer juegos eróticos, escribir sobre ellas, ver vídeos relacionados… Vamos, que tenemos que sacar partido a nuestra fantasías sexuales y usarlas para darle algo de variedad a nuestra vida sexual.

 Sexo para parejas - fantasía sexual de sexo en grupo

Al contrario de lo que se opina en ciertos grupos, las fantasías eróticas son una buena señal: Si tenemos fantasías eróticas es que estamos sanos y con exceso de energía sexual. Las preocupaciones, p.ej. el estrés laboral o los problemas económicos, afectan a las fantasías sexuales, y se vuelven casi inexistentes. Por decirlo de alguna forma, nuestro cerebro las considera «secundarias» frente a los problemas del día a día, y decide ahorrarse el esfuerzo.

También podemos encontrarnos con un descenso en las fantasías sexuales por efectos que afecten a nuestros procesos cerebrales, como por ejemplo dormir mal o medicación. Así que si notamos que nuestra imaginación sexual y nuestra libido se encuentran bajas, nos lo tenemos que plantear como un síntoma de que algo no va bien.

Las fantasías eróticas son así un efecto de un deseo sexual activo y una mente despierta, por lo que tenemos que considerarlas como algo positivo. El hecho de tener fantasías cuando se está en una relación de pareja no significa que estemos a disgusto con nuestra vida sexual, sino que nuestra sexualidad sigue evolucionando, buscando nuevas cotas. Por ello es importante incorporar las fantasías eróticas a la vida en pareja, de forma que compartimos esos deseos íntimos y evolucionamos en conjunto.

Una característica particular de las fantasías eróticas, que las diferencia de otros deseos sexuales, es su carácter ficticio: Son un producto de la imaginación. Esto significa que no tienen que convertirse en realidad para producirnos placer. De hecho muchas fantasías pierden su atractivo al intentar convertirse en realidad, porque en nuestra fantasía tenemos una visión idealizada de la situación que luego no se cumple. Así que mucha gente con fantasías eróticas se decepciona al intentar realizarla: Han cambiado una excitante visión imaginaria por una pobre experiencia sexual.

Así que nuestra recomendación es incorporar las fantasías eróticas a nuestra vida sexual en pareja!

Sexo para parejas - fantasía erótica de vestido

Primero: comentarlas con nuestra pareja

A mucha gente le da vergüenza hablar de sus fantasías eróticas, especialmente cuando la fantasía tiene algún contenido extraño. Aquí tenemos que ser muy conscientes de que las fantasías son un producto de la imaginación, muy similares a los sueños, y por lo tanto no siguen reglas. Puede juntar elementos que no tengan lógica o presentarnos como erótico algo que no querríamos de ninguna manera en nuestra vida real. Un ejemplo clásico es la fantasía de la violación, habitual entre las mujeres: Ninguna de ellas querría ser violada, pero tienen la fantasía.

Así que hay que quitarnos las vergüenzas de encima y hablar de nuestras fantasías en la intimidad de la pareja. Es algo muy personal, y que nos permitirá conocernos mejor.

 Sexo para parejas - fantasía erótica de dominación

Segundo: ver cómo incorporarlas

Algunas fantasías pueden ser irrealizables en nuestra vida real, ya sea porque es imposible o porque jamás lo haríamos, mientras que otras pueden ser fácilmente realizables. Al hablar de ellas tenemos que buscar la base de la excitación, lo que la convierte en algo erótico y sugerente para nosotros, y basarnos en ello para intentar incorporarlas a nuestra vida sexual.

Un ejemplo de fantasía sencilla es que nuestra pareja se masturbe frente a nosotros. Pero lo importante no es el hecho de la masturbación, sino lo que nos produce la excitación en la fantasía. Puede ser que en nuestra fantasía nuestra pareja no nos esté viendo y la estemos espiando mientras se masturba, con lo que habría que incorporarla como un peeping. O quizás nuestra pareja nos mira con ojos lujuriosos mientras se masturba furiosamente, con lo que el lubricante será esencial.

Una fantasía irrealizable puede convertirse así en una actividad real similar. Por ejemplo la fantasía de la violación puede intentar realizarse como un roleplaying de violación, pero también puede ser interesante entender la fantasía como una excitación por la dominación e incorporar este elemento a nuestra sexualidad.

 Sexo para parejas - fantasía erótica de trío

Hombres y mujeres

Una discusión tonta que se suele dar en este punto suele ser las diferencias entre las fantasías eróticas de hombres y mujeres. Por ejemplo hay quien intenta mostrar con pobres datos estadísticos que las mujeres tienen mayor tendencia a fantasías en las que actúan como elementos pasivos (reciben el sexo, son dominadas, etc), mientras que los hombres tenderían a ser elementos activos. Este hecho no es más que la representación de los roles sexuales en la sociedad: Evidentemente habrá un mayor número de mujeres con fantasías pasivas, pero este número seguro que está disminuyendo drásticamente en las últimas décadas.

Por otro lado no podemos dejarnos engañar por el hecho estadístico: Las fantasías sexuales son algo personal e íntimo, así que debe darnos igual si a otros les excitan cosas distintas. La única utilidad de las listas de fantasías más habituales es preguntarnos a nosotros mismos si podemos sentirnos excitados por esa situación o actividad.

También son comunes las discusiones:

  • Si hombres o mujeres tienen la misma capacidad de fantasear
  • Si tienen fantasías durante el acto sexual o durante la masturbación
  • Si la mujer tiende a tener fantasías basadas en sentimientos

Y muchas más, que ya véis por dónde van. Al final todo se reduce a generalizaciones inútiles, que podemos tirar directamente a la basura: No somos sociólogos ni nos debería importar cuánta gente hace una cosa o la contraria. Lo único importante es mi caso y el de mi pareja.

Sexo para parejas - fantasía erótica de sexo en grupo

Fantasías comunes

Como hemos dicho antes, hemos recopilado una lista de fantasías comunes como ideas a considerar. Podemos comentarlas con nuestra pareja y ver si a alguno nos atrae o excita la idea. También sería interesante incorporar a esta conversación una medida de cuánto nos atrae cada idea, pudiendo ser un sencillo «poco», «algo» o «mucho», o algo más elaborado, como un número del 1 al 10.

Si queréis leer algunas propuestas, os recomiendo la página PornoParaMujer (http://www.pornoparamujer.com/), donde tienen un formato de entrevista estándar para mujeres que incorpora la pregunta de las fantasías.

Aquí tenemos una lista:

  • Trío: Un clásico, en el que tendremos que dejar claro qué sexo se repite…
  • Sexo en grupo: Puede ser estilo orgía (varias personas de todos los sexos) o estilo bukakke (una única persona de uno de los sexos)

Sexo para parejas - fantasía erótica de sexo en grupo

  • Exhibicionismo: Enseñar zonas sexuales de nuestro cuerpo a gente desconocida, ver cómo lo hace nuestra pareja, o que nos lo hagan a nosotros
  • Sexo exhibicionista: Practicar sexo en lugares públicos, pudiendo añadirse el hecho de tener espectadores. Si invitamos a los espectadores a participar lo mezclamos con el sexo en grupo
  • Sexo en lugares prohibidos: El riesgo de que nos pillen es muy erótico, pudiendo ser un ascensor, una iglesia…
  • Sexo en lugares «especiales»: La playa, la piscina…

Sexo para parejas - fantasía erótica de sexo en lugares extraños

  • Sexo con un extraño: Sexo casual, en el que idealizamos a esa persona ficticia y cómo sería el resultado
  • Sexo con una persona conocida: Cuidado en este campo que los celos pueden ser poco razonables
  • Sexo con la autoridad: Policías o bomberos, hombres o mujeres, la autoridad tiene un toque de dominación especial
  • Sexo con un/a profesional: No tiene que ser una prostituta, puede ser una bailarina de striptease, un masajista…
  • Sexo con una determinada ropa: Se evoca un personaje, por ejemplo una colegiala

Sexo para parejas - fantasía erótica de vestido de colegiala

  • Dominación: Podemos dominar o ser dominados. Aquí lo importante es el nivel de agresividad: puede ser algo tan sencillo como cumplir lo que se ordena o tan duro como el sadomasoquismo
  • Una actividad sexual distinta con nuestra pareja, pero que ella sea más participativa: Ejemplos clásicos son el anal o el oral
  • Violación o sexo forzado: Tanto en hombres como mujeres, el hecho de que nos obliguen a tener relaciones sexuales puede ser erótico. También se puede añadir la variante de ser atados

Sexo para parejas - fantasía erótica de violación o sexo forzado

  • Voyeurismo: Ver relaciones sexuales de otra pareja. Una variante es ver relaciones sexuales de nuestra pareja con otra persona
  • Fantasías homosexuales: Tener sexo con otra persona de tu mismo sexo
  • Sexo con ropas propias del otro sexo: Podemos querer vestirnos como el otro sexo, o que lo haga nuestra pareja
  • Protagonizar una película pornográfica: Esta es fácil de incorporar, ya lo hemos hablado en este post

Sexo para parejas - fantasía erótica de película porno

Bueno, esto es lo más habitual. Ahora sólo os falta revisarlo y añadir vuestras propias fantasías, y ver cómo incorporarlas. Que no falte imaginación, que es la base de un sexo espectacular!