Nuestra pareja tiene varios roles: es nuestro amigo/a, compañero/a, pareja romántica… y pareja sexual. Pero eso no implica que sea nuestra única fuente de excitación! Si sólo nos excitamos con nuestra pareja le estamos cargando con la responsabilidad de excitarnos, y eso no es bueno para la relación.

Una de las cosas que más nos excita es encontrarnos a nuestra pareja ya excitado/a, con la humedad extendida por toda su entrepierna y preparado/a para todo. Pero el problema viene si siempre damos por hecho que es labor de nuestra pareja excitarnos. Es decir, que o llevamos tanto tiempo sin sexo que nuestro cuerpo decide calentarse sólo o que esperamos que nuestra pareja venga y nos caliente. Y no puede ser, porque no es su responsabilidad el excitarnos, tiene que ser su placer. Si lo convertimos en una obligación será negativo para nuestra vida sexual.

Así que tenemos que buscarnos otro «proveedor» de excitación, algo más que nos ponga a tono. Y da igual lo que sea: porno, literatura erótica, hentai… el caso es que tenemos que encontrar algo que nos excite, y luego ya podemos ir a disfrutar con nuestra pareja. Porque os aseguro que si os encuentra ya calentitos/as, y sin la obligación de excitaros, disfrutaréis mucho más!