Hemos hablado en varias ocasiones que se puede «entrenar» al pene para que se recupere más rápido de la eyaculación. ¿Cómo? Pues acostumbrándole!

A veces a todos nos gustaría poder tener otra sesión después de que él eyacule, tanto a él como a ella. Y se puede tener mucho sexo sin un pene, pero puede interesarnos tenerle bien preparado. ¿Cómo lo hacemos? Acostumbrándole a correrse varias veces!

La idea es sencilla: se trata de conseguir que él se corra todas las veces posibles, primero con tiempo suficiente para recuperarse entre ellas, y poco a poco ir acercándolas. Y convertirlo en un entrenamiento diario!

Así que todos los días él tiene que correrse un par de veces, cada vez más cerca. Y dentro de poco podrá recuperarse en nada!