Una de las fantasías más locas, es que mientras mi esposa y yo estemos de viaje nos tomemos una noche para los dos en el bar del hotel, tomemos un par de copas y retar a mi esposa a que se quede sola en el bar mientras yo subo a la habitación y que cuando ella me alcance tenga fotos haciéndole sexo oral a otro hombre para que cuando llegue conmigo esté llena de semen en toda su cara y con una cuchara removerlo para que pueda tragárselo.