Mi amo llega de combatir en tierras lejanas. Siempre vuelve lleno de deseo..aunque haya aprovechado cada momento para satisfacer sus instintos sexuales. Sabe que voy a recibirle dispuesta y entregada, como se merece. Sabe que durante su ausencia he obviado todos los estímulos que se me hayan podido presentar, incluso autocomplacientes, así que me va a encontrar caliente y preparada para ser su juguete, su remanso de placer. Llegará hoy, pronto. Solo de pensarlo me humedezco y debo lavarme una y otra vez. Quiero que vea como mis jugos se derraman a su llegada, no antes. Voy a recibirle como su zorrita que soy. Me ducho y me empapo la piel de aceites aromáticos.Masajeo mis pechos y me coloco las pinzas en los pezones…voy a apretarlas en cuanto llegue. Saco mi colita de zorra de la caja de juegos y me dispongo a ponermela. Le gusta y me gusta recibirle asi. Mi deseo más profundo es ser somomizada atada y amordazada, asi que me coloco las cintas en las muñecas y en los tobillos. Me miro en el espejo y me veo en su mirada….solo me falta el collar para mostrarle que soy su perra sumisa y que estoy a su merced, dispuesta a darle todo lo que quiera. Se lo merece.