Las vacaciones pasadas mi pareja y yo rentamos un departamento en una de las playas del Caribe, estábamos muy emocionados de visitar ese lugar.
Ella es alta, tés blanca, trasero grande y pechos hermosos y con perversiones que me volvían loco.
Al llegar el departamento nos instalamos y nos vestimos para subir a nadar a la alaberca que se encontraba en el último piso del edificio, era una area común para todos los huéspedes del mismo edificio.
Al llegar al lugar nos dimos cuenta que estábamos solos, empezamos a beber cerveza y nos metimos a nadar. Ya estando en calor, ella empezó a meter su mano dentro de mi short, lo cual despertó mi instinto sexual rápidamente y la empecé a tocar, le quite el sostén y empeza a morderle sus pezones, ella está muy exicitada.
Ella me lleva a la orilla de la alberca y me pide que salga y y me siente en el filo, enseguida saco mi pene y comenzó a lamerlo lentamente, lo humedecía con su saliva, Estábamos expuestos que si llegaban personas verían la acción que estábamos teniendo en la alberca. Después de ese gran oral me metí a la alberca le quite su calzón y lo aventé fuera y muy lejos de la alberca, ella solo me miró y sonrió.
Estábamos muy excitados por lo qué hacíamos y porque sabíamos que alguien nos podría pillar. Así que yo la penetre por debajo del agua hasta terminar dentro de ella, después ella sale totalmente desnuda del agua escurriéndole mi semen entre sus piernas y caminando normal a recoger su calzón sin importar alguien anduviera por ahí… me gustaba cuando actuaba como puta para mi.