Un consejo para ellas: cuando esté dentro de ti pídele que se quede quieto un rato, agárrale el pene y mastúrbale mientras sigue dentro de ti. O sácale un poco y restriégale contra tu clítoris, masturbándote con su miembro!