Acercarse al oral puede ser muy rápido, y es mejor disfrutar de cada pasito: el otro día os recomendábamos parar un rato en su barriguita, y hoy os aconsejamos empezar por todo lo que rodea a sus genitales. Sácale el máximo partido a su excitación!

En nuestra campaña por darle al sexo oral algo más de tiempo en nuestras vida sexual volvemos al tema de no ir directamente al grano: no te tires como un loco o una loca contra su entrepierna! Vamos, hazlo de vez en cuando, pero cuando tengas tiempo y quieras algo distinto dedícate a ir poco a poco:

  • Mordisquea un poco el vello púbico encima de los genitales y tira de él
  • Muerde el monte de Venus, ese bultito encima de la entrepierna
  • La cara interna de los muslos es muy sensible (en ciertas personas demasiado, puede dar cosquillas), especialmente donde se va uniendo a la entrepierna
  • En ellas: nada de ir directo al clítoris! Hazle caso a los labios: lámelos, muérdelos, estíralos y juguetea con ellos.
  • En ellos: el placer en los testículos varía mucho, pueden ser placenteros o no antes de excitarse. Tú prueba y luego pregunta!
  • En general todo lo que tenga que ver con el ano: perineo y zona cercana. A menos que le ponga mucho, déjalo para cuando ya esté excitado/a!