¿Quieres aumentar el erotismo en tu día a día? ¿Un poco más de sensualidad? Pues te aconsejamos que vayas con poca ropa por casa!

Es sencillo: menos ropa, más roce, más enseñar carne, más excitación… así que al final más sexo. Evidentemente tiene sus límites: puede que haga demasiado frío como para ir en pelotas, o que tengas niños y no sea apropiado, o que no te apetece hacerle exhibicionismo a los vecinos de enfrente… Pero la idea es hacer lo posible: subir un poco la calefacción, quitarte ropa cuando los niños se van a dormir, correr las cortinas…

Así que abandona la bata y el forro polar, y búscate algo que puedas llevar por casa enseñando al máximo!