Uno de los principales problemas en la vida sexual de una pareja es la diferencia entre los deseos sexuales de ambos: uno tiene ganas de sexo más a menudo, y el otro menos. Eso provoca frustraciones por ambos lados, y al final problemas de pareja. Lo primero es entender que hay distintos tipos de deseo sexual, y esto nos ayudará a comprender cómo se excita nuestra pareja.

Los estudios actuales nos hablan de tres tipos de deseo sexual:

  • Espontáneo: es el deseo que aparece por sí mismo, sin necesidad de un estímulo previo. Es decir, la persona se excita sola.
  • Reactivo: es el deseo que aparece como respuesta a un estímulo. La persona necesita que alguien le estimule para excitarse.
  • Contextual: el deseo que se ve muy afectado por el entorno, ya sea positiva o negativamente. La persona necesita que en el entorno no haya elementos que afecten negativamente (p.ej. estrés) y que sí haya elementos que afecten positivamente (p.ej. una película erótica).

Además hay que tener en cuenta que estos tipos pueden combinarse. Pero los estudios dicen que la mayor parte de la gente tiene una mezcla de receptivo y contextual, aunque muchos hombres tienen deseo espontáneo.

Esta forma de ver el deseo hace que muchas personas, que creían tener la libido baja, se den cuenta de que simplemente su deseo es reactivo o contextual. Y al saberlo pueden actuar sobre ello, en vez de esperar inútilmente a que el deseo les aparezca.

¿Tienes claro cuál es tu caso? ¿Y el de tu pareja? Con ello podréis saber cuál es la mejor forma de excitaros ambos, y tener una vida sexual equilibrada.

Referencias: Goodtherapy.org, Come as you are.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.