Los juegos con objetos punzantes son una parte del BSDM, y una parte de los mismos son los cuchillos y tijeras. Pero hay que saber diferenciar entre su uso como material exótico y provocador, y las prácticas que los usan durante el sexo.

¿Quién no ha visto fotos eróticas chulísimas con tijeras cortando la ropa interior o cuchillos en zonas sensibles? Los objetos punzantes y el peligro que suponen tienen un punto excitante por peligroso. Pero existe la parafilia de los objetos punzantes, de gente que se excita sexualmente con ese peligro, o incluso perforando la piel.

Nuestro consejo es diferenciarlas claramente: a todos nos puede resultar provocativa o erótica una foto con uno objeto peligroso como la de arriba. Y a este nivel os recomendamos hacer este tipo de fotos a ver si le gustan a tu pareja: son seguras, el entorno está controlado y la probabilidad de un accidente es mínima.

Pero otra cosa completamente distinta son los juegos con objetos punzantes durante el sexo, donde la probabilidad de accidentes es mayor y hay que tener muchas más cosas en cuenta (el consentimiento, la esterilización, curar las heridas…). Para entrar en este tipo de prácticas hay que ir poco a poco e informarse bien, no es cosa de un calentón de una noche. Y si alguien tiene ese tipo de atracciones sin el debido respeto, es mejor apartarse rápidamente.