Ya hemos hablado en varias ocasiones del sexo en grupo, especialmente las variantes de tríos y swinging. Pero lo primero en estos casos es saber hasta dónde estaríamos dispuestos a compartir a nuestra pareja con otra persona.

Cuando pensamos en tríos u otro sexo en grupo normalmente nos vemos a nosotros mismos teniendo sexo con varias personas. Pero tenemos que plantearnos seriamente el opuesto: ver a nuestra pareja teniendo sexo con otras personas. ¿Eres capaz de compartir sexualmente a tu pareja?

Y aquí la clave está en que ciertas personas son capaces de distinguir entre la relación de pareja y la relación sexual, mientras que a otras se les hace difícil esa separación. Por eso hay que planteárselo muy en serio: ¿cómo te sentirías al ver a tu chico/a haciéndolo con otro/a?

La mejor recomendación en estos casos es poner límites e ir poco a poco, así que vamos a hacer eso mismo imaginándolo:

  • Primero imagínate a tu pareja besándose con otro/a
  • Lluego le meten mano: le acarician el cuerpo debajo de la ropa
  • Luego le masturban
  • Le quitan la ropa y le lamen el cuerpo, le hacen un oral o tu pareja le hace un oral
  • Por último tienen sexo con penetración, ya sea vaginal o anal

¿En qué momento te sientes incómodo? ¿Y si se lo preguntas a tu pareja?