El facesitting es una actividad sexual fácil y relajada, como una versión avanzada del oral añadiéndole un toque de dominación. Pero ¿os gusta lo mismo a los dos?

El facesitting les suele gustar a ellas porque les pone en una posición dominante y porque pueden elegir dónde quieren ser estimuladas. Pero no a todas, claro: a algunas no les gustan las posturas, a otras les falta ver a su pareja…

Por otro lado les tenemos a ellos: en general el facesitting les gusta a todos los que les guste dar sexo oral. Es el atractivo de perderse en los genitales de su pareja. Pero no a todos les gusta el oral, claro.

Así que la pregunta es la siguiente: ¿tenéis claro cuánto le gusta al otro el facesitting?