Hemos tenido un comentario que nos preguntaba por la posibilidad de llevar un plug anal todo el día puesto. Y es que esta práctica se está extendiendo en los últimos años: el sexo anal ya no es tabú y se ha convertido en una de las formas más fáciles de buscar experiencias sexuales nuevas para muchas parejas. Así que, ¿por qué no disfrutarlo todo el día?

Sexo para parejas - enseñando el plu anal

Los juegos de sexo anal son algo especial en la pareja porque podemos compartirlos: compartimos la misma experiencia y podemos sentir lo mismo. ¿Te atreves a llevar el anal al día a día?

Por qué

El objetivo está claro: queremos excitarnos durante todo el día, llevar nuestra parte sexual a nuestra vida “normal”. Tendremos un estímulo constante en nuestro ano, dependiendo de cuántos nos movamos. Eso sí, cualquier esfuerzo provocará una interacción entre nuestros músculos y el plug, provocándonos distintas sensaciones. También lo sentiremos más al estar sentado, o simplemente conduciendo. Imagínate montando en bici!

Por otro lado tiene el morbo de romper los límites, y la tensión de que te pillen. El nivel de “riesgo” que quieres asumir depende de ti: puedes empezar llevándolo al sacar al perro de paseo, o llegar a llevarlo a trabajar.

Como en cualquier sexo anal esta estimulación tiene una parte especial para ellos: la estimulación de la próstata. Cuidado que puede provocar una cierta erección!

Además puede ser muy excitante para tu pareja, al ser partícipe del “secreto” de que lo llevas puesto. Puede usarse como castigo o como premio en apuestas de juegos en pareja, etc.

Hay quien llega a dormir con ello puesto, imagínate los sueños con un estímulo sexual constante! Eso sí, descansarás poco, así que déjalo para días que no tengas mucha presión.

Ojo que puede ser demasiado estímulo: si un día tienes mucho trabajo o tienes que concentrarte quizás es mejor dejarlo para el fin de semana.

Sexo para parejas - llevar un plug anal en la calle

¿Es peligroso?

Aunque no hay estudios médicos se ha probado tanto que puede afirmarse que no es peligroso, siempre que no hagamos ninguna burrada. Como en todo sexo anal pueden existir contraindicaciones lógicas, como ser propenso/a a las hemorroides: puede irritar la zona y empeorarlas. Todo lo que tenga que ver con el recto puede descartar esta actividad: Colon irritable, fisuras, etc

Pero aparte de condiciones médicas, hay que tener claro que antes de provocar algún tipo de daño siempre sería incómodo. Y el cuerpo lo expulsaría: si algo hace bien el recto es expulsar. Así que no hay que preocuparse siempre que nos lo tomemos con calma.

En cuanto a la duración máxima para llevarlo: No todo el mundo tiene la misma resistencia, hay quien el primer día lo domina y otros no pueden evitar expulsarlo al de una hora. Así que nada de ponerse objetivos o límites: se trata de disfrutar!

Algo que sí hay que comentar es que tener este estímulo durante muchas horas puede dejar la zona “atontada“: p.ej. retrasar la erección. Es algo temporal y se pasará, pero lo comentamos para que nadie se preocupe innecesariamente!

Eso sí, si lo llevas hasta el límite es recomendable dejar un tiempo de “descanso“: no llevarlo puesto muchos días seguidos.

Por lo demás la clave es la misma que en todo el sexo anal: la relajación de la zona.

Sexo para parejas - plug anal long term

Cómo escoger el plug

Eso sí: el plug para llevarlo durante mucho tiempo no tiene las mismas características que el plug de uso en el dormitorio:

  • Lo primero es la comodidad, y lo más importante para ella es el cuello del plug, que es la parte que va a “agarrar” el ano. Lo ideal es un cuello largo, para que no irrite el esfínter y que la cabeza no te roce al moverte, y de diámetro pequeño, para facilitarlo. Los cuellos anchos son para la dilatación anal. Ah, y por supuesto que el borde esté redondeado y liso, especialmente importante en los plugs metálicos.
  • La cabeza: Como en todo juguete anal es importante que la cabeza impida que el plug se vaya hacia adentro (recordemos que el recto puede succionar). Dicho esto, muchas cabezas de plugs anales son muy anchas y te rozarán la zona cercana (p.ej. el perineo), de forma que sea molesto al final del día. Si consigues una cabeza ovalada es lo ideal, o por lo menos más pequeña en una dirección. Vamos, buscar algo que te “encaje” bien entre las nalgas, sin molestar.
  • Material: Aquí se mezclan dos temas: comodidad e higiene. Por higiene no emplearemos ningún material que pueda albergar bacterias, que nos darían malos olores: así que nada de latex o gelatinas, ya que su higiene es difícil. Además con las gelatinas siempre está la duda por su toxicidad (para usarlos puntualmente no debería haber problemas, pero llevarlos varias horas es otra cosa).  Las siliconas quirúrjicas serían estupendas, pero no nos permiten usar lubricantes de base silicona. Así que nos quedan el PVC, el vidrio y el metal, todos rígidos. Cuanto más pese el material puede costarte más al principio, con lo que ya depende de la fuerza y resistencia de tu esfínter.
  • Tamaño (diámetro): Vamos paso a paso: empieza con uno pequeño, especialmente en cuanto al diámetro máximo. Cada día será más fácil. Los diámetros muy grandes pueden dejar el esfínter flojo durante un tiempo, con los consiguientes problemas. No es preocupante, ya que el esfínter es un músculo y se recupera siempre que no lo hayas dañado. Así que siempre que vayas poco a poco la decisión de cuándo parar es tuya!
  • Longitud: Aquí es donde el sexo anal destaca, la longitud del juguete puede ser enorme. Evidentemente es más cómodo uno pequeño, pero aporta menos estímulos. Como en el caso del diámetro: es cuestión de tus gustos.

Probablemente tengas que probar distintos plugs hasta encontrar el que mejor se adapta a ti, así que no esperes acertar a la primera.

Sexo para parejas - llevando un plug en la compra

Ayudas

Esta actividad necesita de cierto entrenamiento, así que cuantas más ayudas tengamos en el proceso, mejor:

  • Lubricante: Como todo sexo anal se necesita aportar lubricación externa. Y como queremos llevar puesto el plug bastante tiempo será lubricante de base silicona, porque los de agua se absorben muy rápido. Y nada de lubricantes con sabores o cosas raras, que va a estar puesto mucho tiempo. Evidentemente no podemos andar lubricándonos constantemente, pero sí es interesante hacerlo al de unas dos-tres horas. Básicamente cada vez que vayas al baño, así que llévate un tubo o unos sobrecitos y aplícalo de sobra.
  • Crema hidratante: Es una zona sensible, así que recomendable llevar también un poco de crema por si se te irrita el ano
  • Enema: Para asegurarnos de estar “vacíos” antes de ponérnoslo. También podemos esperar simplemente a ir al baño, pero con el enema tenemos garantizado que es cuando queremos.
  • Llevarlo con ropa interior elástica y ceñida, que te ayuda a retenerlo y por si acaso tu cuerpo lo expulsa. Así tendrás tiempo de ir al baño y no lo soltarás en público… Para casos extremos hay straps específicos para mantenerlos en su sitio.

Sexo para parejas - llevar puesto un plug anal todo el día

Consejos

  • Haz una prueba en casa, y luego en una salida rápida. No te arriesgues!
  • Por si acaso hay algún problema lleva contigo una bolsa con precinto: te vas a un baño, te quitas el plug y lo cierras en la bolsa.
  • El estímulo anal acelerará tus intestinos, así que pueden entrarte ganas de ir al baño rápidamente. Solución: no lo lleves puesto si no vas a tener un baño cerca, y estate pendiente de dónde está el baño en cada edificio nuevo.
  • Con calma al ponerlo y quitarlo. Al ponerlo porque es el momento más “delicado”: si no nos daña en este paso ya no hay problema. Al quitarlo porque si llevamos horas con él puesto puede que el ano no lo suelte fácilmente. Paciencia en ambos casos!
  • Si no quieres que te pillen lleva ropa que no se ajuste demasiado: puede notarse la forma de la cabeza del juguete. Además los plugs metálicos pueden provocar situaciones embarazosas si te sientas en algo metálico y suena. Y no lleves plugs metálicos en zonas con detectores de metales!