Hay veces que la mejor forma de llegar al sexo es a través de la sensualidad. Y para ello ¿qué mejor que un baño romántico?

A veces el sexo no nos apetece directamente, ya sea por el cansancio, el estrés, las preocupaciones… Pero la mejor forma de incitarlo es el contacto y la sensualidad de estar desnudos. Y lo más fácil es un baño romántico!

Piénsalo: meterse en el baño juntos, darse jabón, lavarle el pelo… Es un entorno ideal para el contacto físico, pero no tanto para el sexo directo (ya hemos comentado que el agua disuelve la lubricación natural). Así que nos vamos calentando, y cuando salgamos del baño seguimos: cada uno seca al otro. Y si queremos podemos añadir también darnos un poco de crema hidratante: tus manos resbaladizas por todo su cuerpo!

Vamos, que para cuando acabemos no sólo estaremos mucho más relajados, sino que además estaremos lo suficientemente excitados como para una buena sesión de sexo!