Zarzamora ha sacado el tema de los lubricantes en su comentario en el post de los juegos acuáticos. Y es que en el sexo hay una cosa muy clara: Que para disfrutar con la mayoría de las actividades sexuales es básica una buena lubricación. Y muchas veces esa lubricación hay que aportarla artificialmente, es decir, con un lubricante específico. Vamos a daros un resumen sobre este producto que nos acompaña en nuestras aventuras eróticas.

Sexo para parejas - un sexo muy bien lubricado, placer sexual seguro 

Hay mucha información sobre lubricantes por la red, pero también es verdad que a menudo está poco clara o no es completa. Vamos a intentar daros un resumen ejecutivo de este tema!

¿Por qué es necesaria una lubricación?

La lubricación, sea natural o artificial, es necesaria para evitar los efectos negativos del roce continuo. Durante el sexo se rozan zonas erógenas de forma rápida y continua, a lo que se añade que estas zonas no están preparadas para ello (especialmente las mucosas internas).

El aporte de lubricación adicional puede ser necesario por varios motivos:

  • Que la lubricación natural no sea suficientemente abundante (sequedad vaginal): Hay mujeres que no lubrican adecuadamente y precisan de un aporte externo en casi cualquier actividad. En estos casos una buena lubricación hace mucho más placentero el sexo y se acaba aumentando la libido;
  • Porque vamos a hacer un uso muyyy prolongado del sexo: Vamos, si te vas a dedicar a excitar una zona durante muchísimo tiempo (por ejemplo 20 minutos penetrando o masturbando), la lubricación natural puede no ser suficiente;
  • Porque la zona que vamos a estimular no tiene lubricación natural: Es el caso del sexo anal o la masturbación con los pechos, que son zonas «secas» que  precisan de lubricante;
  • Para los juguetes sexuales: Los juguetes tienen una superficie seca que puede ser muy desagradable inicialmente, y necesitan un aporte adicional de lubricación;
  • Por el simple placer del deslizar y su textura: Puede que no lo necesitemos y sólo nos guste el erotismo de la sensación de resbalar sobre o dentro del cuerpo de nuestra pareja. La humedad es una señal de la excitación sexual, así que si aumentamos esta humedad artificialmente todo se vuelve más sensual.

Sea el motivo que sea, lo que está claro es que con una buena lubricación es más que probable que disfrutemos más del sexo, y que en ningún caso nos van a provocar más daños que la molestia de tener que limpiarnos después.

 Sexo para parejas - el placer de deslizar nuestro cuerpo bien lubricado

Lubricantes naturales

Los lubricantes de origen natural pueden ser:

  • Los flujos sexuales, ya sean nuestros o de nuestra pareja: Por ejemplo para acariciar el clítoris podemos lubricarlo con el líquido preseminal del pene;
  • La saliva: Muy habitual en el sexo oral, el problema de la saliva es que se absorbe muy rápidamente y su efecto es de poca duración. Además su textura no es muy agradable, aunque le añade un toque de sexo duro a la relación;
  • La bebida o comida: Los jugos de fruta, el yogur, aceite, etc pueden emplearse, aunque siempre con cuidado con las mucosas. Como ya comentamos en el post de los aceites para masajes, la mucosa interna (por ejemplo, la mucosa vaginal o anal) es mucho más sensible que la piel (por ejemplo del pene). Un caso de cine es la mantequilla que emplea Marlon Brando en la mítica escena de El último tango en Paris. Ojo: pueden dañar los preservativos, así que nada de emplear estos lubricantes con condón.

Lo que está claro con los lubricantes naturales es que sus efectos son limitados, y por ello se han desarrollado lubricantes artificiales, con cualidades muy superiores.

Sexo para parejas - lubricantes sexuales naturales

 Lubricantes artificiales

Los lubricantes artificiales pueden comprarse hoy en día en muchos sitios: en farmacias, en centros comerciales (zona de cosmética y salud!?!?) y sexshops. Nuestra primera recomendación es que los compréis en un sexshop: La variedad y calidad es mejor, y podrán asesorarte adecuadamente.

Los lubricantes artificiales suelen dividirse según su elemento base:

  • De base acuosa: La mayoría y los más recomendables:
    • No manchan
    • Se limpian fácilmente, al disolverse con agua
    • Precisamente por disolverse con agua, no podemos emplearlos en la ducha o baño
  • Derivados de la silicona: La artillería pesada:
    • No se pueden emplear con juguetes de base silicona (muchos de ellos), porque los degradarán (perderán su textura)
    • Suelen durar más que los acuosos (no se evaporan, no se absorben), por lo que suelen recomendarse para aquellas actividades de larga duración (p.ej. anal con dilatación)
    • Se pueden emplear en juegos acuáticos, al no disolverse con agua
    • Son difíciles de limpiar luego
  • De base oleosa: Vaselina, cremas de mano, aceites para la piel. Se han visto ampliamente superados por los lubricantes especializados, acuosos o de silicona, así que no son recomendables.
    • No se pueden emplear con condones o juguetes
    • Se pueden emplear en juegos acuáticos

Sexo para parejas - sexo duro que precisa de lubricante artificial

Los lubricantes artificiales tienen muchas variedades que nos ayudan a acabar con la rutina:

  • Efecto calor: ¿Eres friolero/a? ¿Quieres tener tus zonas ardientes? Pues prueba a jugar con este tipo de lubricante!;
  • Sabores: Fresas, chocolate… ¿a qué quieres que sepa tu pareja esta noche? Los lubricantes de sabores nos permiten darle un toque distinto a una noche, y pueden ayudarnos con el sexo oral en ciertos casos problemáticos;
  • Perfumados: Darle un toque especial por medio del olfato. En este apartado también los hay con feromonas, que no huelen pero se supone que las detectamos inconscientemente y nos excitan;
  • Con efecto anestésico: No recomendables, el sexo no debe necesitar anestesia, porque si duele es que algo estás haciendo mal (a excepción de si te va el sadomasoquismo, claro). Hay quien los recomienda para facilitar el sexo anal, y es algo totalmente incorrecto: el anal no debe doler;
  • Relajantes: Ayudan a los músculos a relajarse, se suelen recomendar para iniciarse en el anal;
  • Con espermicida: Simplemente una ayuda al efecto del sistema contraconceptivo que estéis empleando;
  • Retardante: Para ayudarle a él a aguantar un poco más (su efecto ya depende de cada uno, claro);
  • Con hidratación: Pues sí, se reduce a que el lubricante te hidrata la piel. No se me ocurre ningún caso en el que pueda ser necesario, pero oye, que sepáis que andan por ahí.

Cuidado con estas variantes: tienen composiciones químicas algo más elaboradas, así que pueden producir alguna reacción en la piel. Así que siempre probar un poco antes.

 

Probar, probar, probar

Así que hay muchos lubricantes, con variedades para los gustos y necesidades de cada pareja. Lo más recomendable es probar pequeñas cantidades (los hay hasta en cómodas monodosis) e ir eligiendo el que más nos encaje.

En cuanto a las alergias: En general son hipoalergénicos, pero si tienes un historial médico también los hay especiales para pieles sensibles (difíciles de encontrar, claro).

Cosas a preguntar siempre: si son compatibles con condones y juguetes sexuales. Nunca sabemos cuándo nos va a fallar el sistema anticonceptivo y tenemos que recurrir a un condón, y en ese caso tendremos que estar muy seguros de si podemos usar el lubricante.

Sexo para parejas - un sexo bien lubricado es placer seguro

Así que la recomendación final es probar varios lubricantes, buscando el que más nos guste, y empezar por los lubricantes de base acuosa. El proceso de probarlos es en sí mismo toda una actividad sexual: Ir al sexshop, informarse, elegir uno, volver y probar sus límites… muy excitante!